A pesar de que el objetivo de la Ley de Disciplina Financiera, que entró en vigor en abril del 2016, promover finanzas públicas locales sostenibles por el deterioro sistemático financiero algunas entidades federativas en los últimos años, éstas siguen endeudándose.

Al cierre del junio del 2017, el monto de los financiamientos de gobiernos estatales centrales, municipios y sus entes públicos ascendió a 564,224.5 millones de pesos, es decir, un crecimiento anual de 6.5%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Este aumento de la deuda pública representó la mayor variación, para un mismo periodo, en los últimos tres años.

Asimismo, de los 10 estados que se ubican en focos amarillos en el Sistema de Alertas de la SHCP (endeudamiento en Observación), ocho registraron incrementos anuales en sus obligaciones financieras: Sonora (22.0%), Chihuahua (14.9%), Baja California (14.2%), Michoacán (14.2%), Morelos (8.7%), Nuevo León (6.2%), Veracruz (3.5%) y Oaxaca (2.5 por ciento).

Si la entidad se clasifica con un endeudamiento en Observación, el límite de endeudamiento adicional máximo será de 5% sobre sus ingresos de libre disposición.

Al respecto, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló que los estados que se encuentran en Observación y aumentaron su deuda lo hicieron porque existe la posibilidad, debido a que el Sistema de Alertas, así como los mecanismos que tienen que adoptar, empiezan a trabajar a partir del Presupuesto de Egresos del 2018.

Están esperando que los ingresos incrementen por parte de las transferencias que les da el gobierno federal, entonces bajo esta estrategia, dicen, me endeudo y después busco cómo hacer los recortes. Es una estrategia arriesgada, porque habrá que esperar a ver cómo va a estar el presupuesto del 2018 , expuso.

Además, dijo que quizá los estados decidieron adquirir nuevas obligaciones financieras porque después va a ser más complejo hacerlo con los ajustes que hará la SHCP para el próximo ejercicio fiscal.

Yucatán fue el territorio del país que presentó la mayor variación anual en financiamientos, con 65.2%; Meléndez Aguilar refirió que este comportamiento fue consecuencia de su buen dinamismo económico en los últimos meses.

Otros mecanismos

Mientras Quintana Roo y Zacatecas, las otras entidades en focos amarillos, exhibieron caídas de 0.3 y 0.5%, respectivamente; Coahuila, único estado en semáforo rojo (endeudamiento Elevado), también disminuyó su deuda (2.0 por ciento).

Estos territorios sí bajaron sus obligaciones por decisión soberana, ya que probablemente estén buscando mayor captación de ingresos por otros mecanismos, lo que hace su necesidad de endeudamiento menor, agregó José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic).

A la baja

De las 13 entidades que exhibieron reducciones anuales en su deuda al cierre de la primera mitad del 2017, las disminuciones más pronunciadas se dieron en:

Querétaro (9.6%), Nayarit (16.0%) y Tlaxcala (100.0%: ya no ostenta financiamientos).

Sobre estos estados que redujeron su monto, el analista del CIEP comentó que trataron de hacer sus presupuestos sostenibles y el gasto que dan a sus ciudadanos está respaldado por los ingresos que tienen.

El director del Idic destacó que Tlaxcala, por ejemplo, tiene un ordenamiento con su manejo de finanzas públicas, en los últimos años ha sido una entidad que no maneja gran deuda. Es claro que por su disciplina fiscal, Tlaxcala no ha tenido problemas de endeudamiento, mantiene esa política .

A corto plazo

En la primera mitad del año, 21 entidades federativas contrajeron financiamientos y obligaciones inscritos en el Registro Público Único de la SHCP por 51,495.2 millones de pesos.

La mayor parte de este monto fue con destino a cubrir necesidades de corto plazo (46.7% del total), que van de uno a 12 meses.

Se destinó 40.4% a refinanciamiento, 12.2% a inversión pública productiva y 0.7% para refinanciamiento e inversión pública productiva, sin especificación sobre la proporción dirigida.