La violencia e inseguridad que azotó a las entidades del norte del país en años pasados se está moviendo ahora hacia el Bajío y centro del territorio nacional, donde se está dando el mayor crecimiento industrial, revela el Indicador de Competitividad Económica de las Entidades Federativas (ICEEF) 2015 de aregional.

Refiere que pese a que estados como Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí, Morelos y Estado de México están teniendo un alto dinamismo económico, generación de empleos, emprendimiento y acceso al crédito, se ubican a media tabla en competitividad, debido a que están presentando altos índices de violencia e inseguridad, de acuerdo con mediciones oficiales y la cifra negra de delitos no denunciados.

Se caracterizan por presentar una significativa proporción poblacional de individuos que se mudan por problemas de inseguridad y alta incidencia delictiva , añade el estudio.

El fenómeno se agrava en las entidades más competitivas, que son también las más inseguras, como el DF, Nuevo León, Jalisco y Baja California.

Para Flavia Rodríguez, directora general de aregional, las entidades con este problema requieren de un involucramiento no sólo de las autoridades para combatir al crimen, sino de empresarios dispuestos a aportar recursos para protegerse de la delincuencia o para recuperar espacios.

Ejemplo de ello, asegura, son Chihuahua y Nuevo León, que pasaron de ser estados en crisis por el tema de secuestros, robos, asesinatos, derecho de piso, entre otros delitos, a unos con mayor control de la violencia.

Reprueba la mayoría

El ICEEF 2015 arrojó que 23 entidades del país están reprobadas en competitividad, lo que da un promedio nacional de 52 puntos de 100 posibles. Y sólo nueve entidades tienen un grado de competitividad aceptable.

Se trata del Distrito Federal, Nuevo León, Sonora, Coahuila, Chihuahua, Querétaro, Jalisco, Baja California y Sinaloa, los que aprobaron esta medición, aunque con calificaciones de panzazo, ya que la nota más alta obtenida fue de 73 puntos de 100 posibles, y la obtuvo el DF.

En tanto, son 13 entidades las que se ubicaron en un nivel bajo de competitividad, en donde el último lugar lo ocupa Guerrero, con 27 puntos, seguido por Oaxaca y Tlaxcala.

Niveles de seguridad y ausencia de violencia es la única ventaja de los estados pobres , destacó Flavia Rodríguez, directora de aregional.

Los retos

Para Flavia Rodríguez, la educación está siendo un serio limitante del crecimiento para la competitividad del país , ya que persiste una falta de vinculación entre lo que demanda el mercado y lo que generan las universidades, aunque algunos estados como Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Puebla están teniendo cada vez más comunicación entre estos dos sectores, lo que redundará en el futuro en una mejor formación de profesionales y de competitividad.

El índice, que mide los factores de impulso a la educación superior de calidad, emprendimiento empresarial, el acceso tecnológico e innovación, la capacidad de proveer financiamiento público y privado para las empresas, la generación de empleos de calidad, la efectividad de su política económica y fiscal, la ausencia de violencia, y la provisión de mayor infraestructura de calidad, está cimentado en 73 datos duros o mediciones de organismos como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, CNBV, SEP, Conacyt e Impi, entre otros.

Por indicadores, la radiografía del país en competitividad es totalmente reprobatoria, ya que de ocho factores medidos, sólo en uno, el de infraestructura de calidad, se obtuvieron 67.1 puntos.

[email protected]