Monterrey, NL. Las 11 empresas que forman parte de la Asociación de Extractores de Caliza de Nuevo León (Asec) durante más de 10 meses trabajaron bajo supervisión de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, para implementar un programa de regularización que lograra disminuir las emisiones contaminantes al mínimo posible.

Este programa ha involucrado importantes inversiones en infraestructura. Cada empresa ha invertido entre 20 y 30 millones de pesos en la construcción de bodegas para materiales finos, encapsulamiento de bandas transportadoras y pavimentación de caminos internos.

Hay inversión en calidad del aire, cada una ha realizado una inversión de entre 20 y 30 millones de pesos al menos, también se ha realizado en pavimentación, así como humectación de los procesos para evitar levantar polvo , comentó a El Economista, Aureliano Martínez, director de la Asociación de Extractores de Caliza de Nuevo León (Asec).

Detalló que en octubre pasado comenzaron a cumplir con la normatividad de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, lo que impulsó a que las empresas que no estaban dentro de los niveles de calidad del aire, realizaran el encapsulamiento de las bandas transportadoras o habilitaran los almacenes de contención de los productos.

Algunas, dijo, han invertido hasta 70 millones de pesos, depende del tamaño de la empresa .

En días pasados, Roberto Russildi, titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León, informó que de 48 extractoras de caliza o pedreras que operaban en la entidad, 24 cumplen con todas las normas, 10 más están suspendidas, 12 cerradas, una con permiso parcial para operar y otra más de actividad federal.

De las empresas afiliadas a Asec, cinco se ubican en el municipio de Escobedo y seis en Santa Catarina. Las 11 compañías abarcan entre 57 y 60% de la producción de caliza en la zona metropolitana de Monterrey y generan más de 2,200 empleos directos

Freno a la industria

Desde agosto del 2016 se empezó a sentir una baja en el sector de la construcción; la obra pública se frenó y la obra privada se detuvo a fines del 2016 hasta marzo o abril de este año, por el cambio de gobierno en Estados Unidos, entre otros factores.

Eso nos trajo impacto en los insumos, encareció los valores de las viviendas y la actividad disminuyó 25 a 30% en inversión y vivienda, afirmó Aureliano Martínez.

La industria está en constante proceso de inversión, estamos convencidos que eventualmente aunque tengamos que invertir en sistemas el problema de la contaminación no es de las pedreras , por varios factores, entre ellos están distantes de las zonas de vivienda por más de 11 kilómetros.

Agregó que el objetivo de Asec es cuidar el ambiente, sin embargo, dejó entrever que hay otros intereses, puesto que en Cadereyta se genera contaminación industrial, la cual llega hasta la zona metropolitana.

Estudios de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el Tec de Monterrey y una universidad japonesa, aseguran que las extractoras de caliza contaminan 3% , mientras que hay 97% que no se está atacando", recalcó el dirigente.

maria.flores@eleconomista.mx