Querétaro, Qro. Entorno al proceso de recuperación económica que viven las empresas, tras un año y dos meses de pandemia de Covid-19, la iniciativa privada demanda una mayor inversión pública que abone a incentivar la economía local.

El presidente de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), en Querétaro, Fabián Camacho Arredondo, expuso que la recuperación económica demanda más inversión pública desde los gobiernos municipales, estatal y federal.

Dentro del proceso para restablecer el crecimiento económico, dijo, es elemental que se detone la inversión pública en rubros como la infraestructura para facilitar la recuperación de cadenas productivas relacionadas con la obra pública.

Estas acciones, precisó, deben realizarse en paralelo a las estrategias que ya están en curso, como haber puesto en marcha el Plan nacional de vacunación, aunado a la apertura de aforos y horarios que está vigente en el Escenario A.

“Es fundamental que de manera paralela se creen estrategias que fomenten la reactivación económica, aquí las experiencias internacionales así lo están manejando. En la medida en que no exista inversión pública en este fenómeno será bien difícil retomar el camino que se tenía antes de la pandemia; quiere decir que la administración pública federal, estatal y municipal tengan bien visualizado que en la medida en que generen inversión pública en infraestructura”, declaró.

También instó a crear apoyos directos para los negocios, políticas públicas para fomentar el consumo interno, con el propósito de generar las condiciones que requieren las unidades económicas para establecer sus niveles de productividad.

Ante el proceso electoral ─en el cual Querétaro renovará la gubernatura, presidencias municipales y diputaciones tanto locales como federales─, el llamado a incentivar la inversión pública también incluye a los candidatos a puestos de elección popular.

“Que se busque fomentar la inversión pública en infraestructura, que siempre es una palanca de desarrollo importante el tema de apoyo al comercio y al consumo”, mencionó.

Tras un año y casi dos meses de los primeros reportes de contagios de Covid-19 en el estado se generó una crisis de consumo que impactó particularmente al sector terciario, pero que a la vez propició una crisis económica, puntualizó.

 

Crisis

“La crisis que tenemos es una crisis de consumo, la gente dejamos de consumir por miedo, incertidumbre; esto generó una cadena de crisis donde al dejar de consumir se dejó de tener ingresos en los comercios, se dejó de tener posibilidades de seguir contratando a la gente y la bola de nieve que hoy tenemos, el que estemos en un Escenario A, al comerciante y al consumidor le ha generado un ejercicio de confianza, de volver a salir a consumir o dinamizar las compras”, expuso.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Jorge Rivadeneyra Díaz, planteó que desde el gobierno federal se lance un programa nacional dirigido a la recuperación económica del país, incluyendo incentivos para las empresas.

El Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) expone que en el 2020 las actividades terciarias decrecieron 7.7% anual.

La contracción de las actividades secundarias y terciarias presionaron el crecimiento del estado a lo largo del año pasado; las actividades primarias contribuyeron con 0.0 puntos porcentuales en la variación real del ITAEE, mientras que las secundarias contribuyeron con (-)5.1 puntos porcentuales y las terciarias con (-)4.4 puntos porcentuales.

estados@eleconomista.mx

rrg