Puebla, Pue. La Cámara de la Industria Textil (Citex), delegación Puebla-Tlaxcala, exhortó a las autoridades federales y estatales a hacer operativos en tianguis y mercados, porque ahí está llegando parte del contrabando y mercancía robada a camiones de carga de las empresas, lo que representa pérdidas económicas importantes.

 Carlos Couttolenc López, presidente del organismo, dijo que están preocupados porque no se hace algo para detectar la mercancía ilegal que llega a esas zonas comerciales pese a los perjuicios que genera a las fábricas textiles, que también son penalizados por sus clientes cuando no entregan a tiempo debido a los atracos que sufren en las carreteras.

 “No se trata de prohibir esa actividad comercial, porque hay pequeños talleres que fabrican sus productos, pero otros recurren a proveerse del contrabando para vender en perjuicio de las empresas formales y obtener grandes ganancias sin tampoco pagar impuestos”, ahondó.

Puntualizó que el Citex no dejará de pronunciarse contra la competencia desleal que se genera desde las aduanas, donde todavía no se logra frenar del todo la entrada de mercancía ilegal.

Comentó que, mientras no se frene dicho problema, los sectores textil y de maquila continuarán estando en desventaja y creciendo lento, lo cual es una generalidad en el país.

Couttolenc López precisó que está en manos de las autoridades atender las quejas de los industriales que son víctimas del robo y cuyos productos terminados son de fácil comercialización en tianguis y mercados.

Inseguridad carretera 

En este tenor, dijo que esto va de la mano con vigilar las zonas de inseguridad en las carreteras, ya que los autotransportes están a merced de la delincuencia organizada que usa la propia tecnología para llevarse las unidades que traen GPS, ya que usan inhibidores de radares para tener tiempo de sustraer la mercancía.

Explicó que solo la carga de telas alcanza un valor de 800,000 pesos, más el valor de la unidad de transporte que también se roban que oscila entre 1 millón 500,000 a 2 millones 700,000 pesos.

Reconoció que algunos pequeños talleres prefieren vender en tianguis, pero también se requiere que las autoridades se cercioren de que los comerciantes están ofreciendo mercancía legal.

“Incluso, puede haber otra industria que compra materia prima robada como pedido. Por ejemplo, un algodón lo necesita otra empresa para procesarlo, no pueden vender la paca como tal”, comentó.

estados@eleconomista.mx