Para el año 2022, el Gobierno de la Ciudad de México está solicitando un endeudamiento neto por 4,500 millones de pesos, cuyos recursos serán para proyectos de movilidad.

De acuerdo con la propuesta de Ley de Ingresos del próximo año, con el financiamiento se plantea financiar obras como la subestación eléctrica Buen Tono y la subestación de Puesto de Control Emergente del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, cuyo monto de inversión asciende a 1,740 millones de pesos.

También se contempla la adquisición de trolebuses sencillos de nueva generación, cuyo costo ascendería a 750 millones de pesos, así como la compra de autobuses para la Red de Transporte de Pasajeros con 700 millones.

Otro proyecto que se estaría financiando sería la pavimentación en vías primarias con 680 millones de pesos.

El documento entregado por la Secretaría de Administración y Finanzas de la capital señala que con estos nuevos créditos se busca continuar con la ejecución de algunos proyectos, como lo es el Trolebús Elevado sobre la Avenida Ermita Iztapalapa, con una inversión de 295.71 millones de pesos, así como la Línea 1 Cuautepec-Indios Verdes del Cablebús con 181.66 millones y la Línea 2 Sierra de Santa Catarina a Constitución de 1917, con 152.63 millones.

Pese a esta solicitud de financiamiento, las autoridades capitalinas señalaron que el objetivo actual es mantener el endeudamiento público en niveles sostenibles y que no aumente en términos reales al final de la actual administración.

A la par, se proyecta mantener el endeudamiento público en un rango sostenible de conformidad con la evaluación de Sistema de Alertas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Cabe precisar que el saldo de la deuda pública del Gobierno de la Ciudad de México, al cierre del tercer trimestre del 2021, es de 90,150 millones de pesos nominales.

“En julio de 2021 se contrataron dos créditos, uno por 2,200 millones de pesos, contratado con la Banca de Desarrollo (Banobras) y el segundo por 2,296 millones de pesos, contratado con la Banca Comercial (BBVA)”, subrayó el financiamiento.

Durante el tercer trimestre del 2021, se efectuaron pagos de amortizaciones por un monto de 1, 578.6 millones de pesos, que generó un desendeudamiento nominal de 0.2% y un desendeudamiento real de 4.9% con respecto al cierre del 2020.

Calificaciones

La Secretaría de Administración y Finanzas de la Ciudad de México aseguró que la capital del país cuenta con solidez y buenas calificaciones, lo que le permitirá acceder a este endeudamiento.

“Durante noviembre de 2020, Fitch Ratings y HR Ratings ratificaron la calificación en escala nacional de la Ciudad de México en 'AAA(mex)' y HR AAA, ambas con Perspectiva Estable”, subrayó la dependencia.

Dentro de los factores clave para este resultado, “se encuentran la solidez y adaptabilidad de los ingresos en rango medio, así como la solidez de los pasivos y liquidez”.

La calificación otorgada por HR Ratings se debe a que la urbe ha mostrado capacidad de cumplir en tiempo y en forma con las obligaciones de pago financieras.