Michoacán ha logrado aumentar su calificación crediticia en los últimos seis años después de una tendencia a la baja que tuvo el estado en los 17 años anteriores, así lo reflejó empresa financiera Fitch Ratings, quien subió la calificación de largo plazo en escala nacional a “BBB+” con una perspectiva Estable para el estado.

En los últimos seis años la entidad ha logrado subir dos veces su puntuación, y así lo reflejó la empresa financiera dedicada a la evaluación del riesgo de crédito, quien consideró que la entidad tiene una mejoría en el puntaje de sostenibilidad de la deuda.

En la última revisión de la calificación del estado Fitch indica un mejor posicionamiento en comparación con otras entidades pares en la misma calificación.

Michoacán ha logrado una combinación del puntaje de sostenibilidad de deuda y una evaluación de perfil de riesgo que se mantiene sin cambios.

Fitch Ratings destaca que el estado ha emprendido acciones para fortalecer sus ingresos, ya que en el 2019 aumentó la tasa del impuesto sobre nómina (ISN) a 3%; lo que permitió una tasa media anual de crecimiento entre el 2016 y el 2020, en términos reales, de 12.8%. El año pasado recaudó en impuestos 3.2% de los ingresos operativos, que representa la proporción más alta del período de análisis.

Asimismo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público clasifica el endeudamiento de Michoacán como sostenible, lo que le permitiría, de acuerdo con la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, contratar hasta 15% de sus ingresos de libre disposición y préstamos contratados a corto plazo de hasta 6% de sus ingresos totales.

El gobierno de del estado ha apostado por refinanciar sus créditos, lo que le ha permitido obtener mejores condiciones crediticias, además de que la entidad no reporta deuda indirecta ni contingencias por pensiones y jubilaciones.

Por todo ello, y bajo la Metodología de Calificación de Gobiernos Locales y Regionales Internacionales, Fitch clasifica a Michoacán como tipo B, por cubrir su servicio de deuda con su flujo anual de efectivo.

estados@eleconomista.mx

rrg