En los últimos dos años, el número de firmas de capital japonés instaladas en Querétaro pasó de 35 a 46, un incremento de 31.4% en el periodo, de acuerdo con el gobierno estatal.

Las niponas generan alrededor de 9,000 empleos en el estado, principalmente en los sectores automotriz y eléctrico-electrónico.

Las condiciones de inversión y factores de competitividad locales han impulsado la atracción de nuevos capitales, aseguraron autoridades y empresarios en la inauguración de la planta de Kurashiki Kako Mexicana.

Con una inversión de 5 millones de dólares, la compañía iniciará la operación de su primera sede en México, donde producirá cauchos antivibración para el sector automotriz. La planta, ubicada en el Parque Industrial Querétaro, generará 140 empleos en el 2016 y proyecta llegar a 180 plazas para el 2017.

Entre sus principales clientes están Mazda, Hitachi, Nissan y Dana.

La inversión Extranjera Directa (IED) japonesa en Querétaro asciende a 320.1 millones de dólares en los últimos 10 años; sin embargo, en el primer trimestre del 2016, el capital japonés en el estado reportó un saldo negativo de 2.8 millones de dólares, según las cifras de la Secretaría de Economía (SE) federal.

Desarrollo

Durante el evento de apertura, al que asistieron empresarios del sector, autoridades estatales y federales, el presidente de Kurashiki Kako Mexicana, Motoaki Matsuura, aseguró que la producción de la empresa es resultado del desarrollo de procesos de tecnología de punta, de tal manera que sus componentes dan la total confianza y seguridad para el sector automotriz.

Asimismo, el empresario destacó el apoyo por parte de las autoridades locales para concretar el proyecto de inversión.

Externamos nuestro agradecimiento al gobierno del estado de Querétaro por su apoyo, ya que gracias a ello y a la gente buena y preparada del estado, y por el mérito geográfico (de la entidad), se ha incrementado la inversión japonesa; éste es resultado del entendimiento excelente entre mexicanos y japoneses , aseveró.

Por su parte, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, agregó que la vinculación académica entre el sector educativo y el sector industrial, así como un clima de seguridad, entre otros aspectos, crean las condiciones idóneas para la instalación de empresas y generación de empleos.

Un recurso humano preparado y una vinculación necesaria de las aulas y centros de investigación, con los sectores productivos favorecen el desarrollo empresarial y la atracción de inversión , comentó.

El mandatario refrendó su compromiso con la comunidad japonesa, para continuar con la relación de negocio que permita impulsar la actividad entre ambas naciones.

lucero.almanza@eleconomista.mx