Ambientalistas exigieron poner un alto a la práctica iniciada hace 12 años, en la que los desarrolladores realizan construcciones o explotaciones sin permisos en áreas verdes y, tras devastar la zona, obtienen los cambios de uso de suelo.

Tan sólo en la administración municipal de Querétaro 2003-2006 se perdieron 13,000 hectáreas de áreas verdes, 80% de ellas en zonas de preservación ecológica y hoy está amenazada Peña Colorada, que originalmente medía 7,400 hectáreas y ahora abarca alrededor de 5,470 hectáreas en los municipios de Querétaro y El Marqués.

Para la activista América Vizcaíno, Peña Colorada, considerada el principal pulmón de la ciudad, se encuentra en riesgo mientras no se reconozca que sus límites deben ser determinados por los ecosistemas y no por los que establezcan las poligonales, de acuerdo con los intereses de los desarrolladores.

Uso de suelo

En noviembre del año pasado, el cabildo del municipio de Querétaro autorizó el cambio de uso de suelo de protección ecológica a habitacional de 75 hectáreas de un área de Peña Colorada, lo que generó quejas y reacción de los ambientalistas que demandaban un decreto estatal para declarar zona ecológica protegida al sitio.

Aunque el ayuntamiento dio marcha atrás al permiso que implicaba la construcción de 4,000 viviendas en la delegación Epigmenio González, el 14 de junio pasado el cabildo autorizó el cambio de uso de suelo de 32 hectáreas de la zona conocida como La Quebradora y ofreció un área de amortiguamiento de 20 metros entre el sitio y el área verde de Peña Colorada.

Procesos ante Profepa

Este permiso se otorgó aun cuando la zona está bajo distintos procesos ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), entre otras causas porque una empresa explotó durante muchos años, sin permiso, un banco de materiales y con ello devastó la flora y fauna del lugar.

Ante la situación, el empresario decidió vender a un desarrollador que obtuvo el cambio de uso de suelo.

Esto luego de que el ayuntamiento en curso consideró que el área no tenía valor ecológico importante.

América Vizcaíno afirmó que no se puede premiar los delitos ambientales con cambios de uso de suelo, porque desde hace al menos 12 años se promueve la devastación de la flora y fauna sin permisos para luego obtener la autorización de las autoridades en lo que los ambientalistas ven un contubernio .

El predio perdió su valor ambiental por la explotación de un banco ilegal de materiales. El proceso de recuperación es extremadamente largo y se requieren acciones conjuntas, pero si la autoridad permite cambios de uso de suelo cuando permitió el daño de la flora y fauna esto va a seguir. Es un modus operandi entre desarrolladores y autoridad , denunció.

Peña Colorada es uno de los amplios espacios verdes de la zona metropolitana, amenazado por la construcción de vialidades y se encuentra rodeada por la avenida 5 de Febrero y el Anillo Vial Fray Junípero Serra.