Tijuana, BC. La Asociación de la Industria Maquiladora y de Exportación Index Tijuana externó su desacuerdo con el Plan para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, que firmó el presidente Enrique Peña Nieto con gobernadores y empresarios del país.

El presidente del organismo en la ciudad, Luis Manuel Hernández González, explicó, a pesar de que el líder nacional, Federico Serrano, estuvo presente durante el encuentro, que no firmó el documento porque aunque lo considera un buen avance, percibieron una falta de análisis sobre el impacto económico por el aumento al costo del combustible.

Dijo que en esa reunión Index presentó una serie de puntos que se deben replantear para que realmente exista un impulso a la economía del país, y sus regiones, como en Baja California, que debe competir no sólo con el resto del país, sino principalmente con California, Estados Unidos.

Uno no puede analizar un país en dos horas y parece que eso pasó, hicieron falta objetivos, fechas, análisis. Además no se puede pensar en un plan general sino que se tiene que reconocer la realidad de cada región y aquí estamos en frontera , advirtió.

Parte de lo propuesto por el organismo plantea sumar al acuerdo al estado, tomar las condiciones de cada zona y posponer la liberación de los precios hasta el 2018, ya que existan condiciones económicas suficientes para costear un aumento a los energéticos como el del 1 de enero pasado.

Por su parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) también presentó un plan alterno para proteger la economía del país y sus ciudadanos, en el cual se incluye la participación ciudadana para conocer sus necesidades.

El presidente de la Coparmex Tijuana, Gilberto Fimbres Hernández, informó que se trata de un acuerdo nacional con propuestas principalmente en el impulso a las pequeñas y medianas empresas, además de la innovación.

El organismo plantea tres puntos: el primero es impulsar la economía familiar y el empleo con mayor salario, en el que se contemple una reducción del gasto y un mapa para beneficiarios de programas sociales.

El segundo se trata de mejorar las finanzas públicas para que crezca la deuda pública ni tampoco den aumentos sistemáticos al precio de la gasolina.

El último punto es promover el Estado de Derecho y combate a la corrupción con propuestas concretas que sirvan para bajar los índices de delincuencia, por ejemplo, el robo de la gasolina en el país que en el último año repuntó 500 por ciento.

estados@eleconomista.mx