Monterrey, NL. Autoridades federales y estatales, representantes de cámaras empresariales, diputados y asociaciones civiles se preparan con un Plan Integral de Atención a Repatriados para recibir a todos los neoleoneses que viven en Estados Unidos y que puedan ser sujetos a deportación.

Durante la primera mesa de trabajo la diputada Rosalva Llanes, presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios del Congreso de Nuevo León, comentó al término de la reunión que se busca generar un plan general de atención a repatriados.

Necesitamos estar preparados para atenderlos en educación, para buscar empleos; a los padres de familia: para buscar casa; que tengan seguro popular o una garantía en materia de salud en instituciones públicas y privadas; certificar alguna competencia que hayan adquirido en Estados Unidos, a través del Instituto de Capacitación y Educación para el Trabajo .

Comentó que algunas universidades declararon que tienen becas disponibles para connacionales deportados; asimismo, algunas cámaras empresariales refirieron que tienen fuentes de empleos para ellos, necesitamos ponernos de acuerdo y diseñar juntos este plan, para atender a todo repatriado .

La legisladora destacó que también se ofrecerán incentivos a las empresas que contraten repatriados.

Hace tres semanas presentamos una iniciativa para modificar la Ley de Fomento a la Inversión y al Empleo (...), que se considere la figura de connacional repatriado (...) y se le den incentivos fiscales a razón de personas contratadas dentro de la plantilla laboral .

Plan de Migración

Luis Gerardo Islas, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en Nuevo León, manifestó que están cuidando sólo recibir mexicanos que se acrediten como tales y se está haciendo un esfuerzo para determinar el estado de origen de los repatriados.

Indicó que gracias al programa Somos Mexicanos, ya se alistan autoridades de las delegaciones de la Secretaría del Trabajo, ISSSTE y Seguro Popular, para apoyar a los repatriados en caso de una contingencia.

maria.flores@eleconomista.mx