Cancún, QR. El juzgado séptimo de distrito con sede en Quintana Roo concedió la suspensión definitiva de las obras que Grupo Posadas realiza en las playas de la bahía de Chemuyil, municipio de Tulum.

La sentencia establece que hubo omisión de parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) al no haber impedido que se continuaran los trabajos de desmonte y remoción en el predio. De igual forma hubo omisión de parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) de los servicios estatales de Salud en Quintana Roo por no haber inspeccionado, clausurado y retirado a los trabajadores de la construcción que se llevó a cabo en Chemuyil y Chemuyilito durante la pandemia del Covid-19.

La sentencia hace referencia a que no se pueden postergar los procedimientos de inspección y vigilancia dada la posible afectación al ecosistema ubicado en Chemuyil y Chemuyilito, que es considerado santuario de la tortuga marina.

El juez no solicitó garantía para conceder la suspensión ya que consideró que la protección del medio ambiente y los recursos naturales son de “interés social y colectivo.

"El derecho a un ambiente sano, como derecho fundamental u garantía individual consagrada en el artículo 4º de la Constitución, debe entenderse como una exigencia y un deber", se lee en la sentencia.

Las organizaciones que promovieron el amparo son Grupo Ecologista del Mayab, Moce Yax Cuxtal y Red Tulum Sostenible, las cuales aseguran que la construcción de un desarrollo hotelero en ecosistemas costeros o de anidación de tortuga marina tiene implicaciones directas en el medio ambiente.

¿De qué constaba el proyecto?

Las obras detenidas por el amparo interpuesto implican una inversión de 213 millones de pesos y son complementarias de dos hoteles también en construcción que suman más de 800 habitaciones con inversión de 100 millones de dólares.

Las obras fueron autorizadas en el 2019 ya durante la actual administración federal por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), pese a las objeciones de la propia Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas que señaló durante el proceso de consulta pública a que fue sometido el proyecto que éste contraviene los artículos sexto, décimo y décimo segundo del Decreto de Área Natural Protegida (ANP) del Caribe mexicano, y violentar las actividades no permitidas en la subzona de Uso Público Refugio Akumal también de la ANP del Caribe mexicano, además de contravenir el programa de Protección del Refugio de Vida Silvestre de Akumal, municipio de Tulum.

Denominado como obras complementarias para el desarrollo de servicios turísticos, dicho proyecto en las bahías de Chemuyil y Chemuyilito consiste en el relleno de una zona rocosa de la costa con arena que previamente fue removida de un desarrollo hotelero en Puerto Morelos denominado Plan Maestro Las Américas.

Dicha arena se utilizaría para crear una playa artificial que denominan asoleaderos, según se lee en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA). La playa artificial dividida en dos asoleaderos tendría una superficie de 5,449 metros cuadrados.

Se construirían también 10 palafitos para hospedaje turístico sobre la zona baja de la playa, además de una caleta. Para evitar que el fuerte oleaje afectara las actividades turísticas en la playa artificial y los palafitos hundieran cientos de estructuras de concreto creando una franja paralela a la costa en forma de media luna denominada en el proyecto como obra de protección.

[email protected]