El desempeño presupuestal fuerte y sostenido que ha fortalecido la liquidez, más una recaudación local sobresaliente y un manejo prudente del efectivo disponible, fueron los principales factores que ocasionaron que Fitch Ratings mejora a “AA-(mex)” desde “A+(mex)” la calificación a la calidad crediticia del municipio de El Marqués, Querétaro. La perspectiva crediticia es Estable.

“La mejora en la calificación se fundamenta en el desempeño presupuestal fuerte y sostenido durante el periodo de análisis del 2014 al 2018 que ha fortalecido la liquidez y coloca a dichas métricas en niveles superiores a la mediana de la categoría de las ‘As’. Además, Fitch proyecta que las métricas de endeudamiento y liquidez de El Marqués se mantendrán robustas en los próximos años y en línea con sus pares de calificación”, señaló la agencia a través de un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Entre los factores que fundamentan la calificación sobresalen la recaudación local sobresaliente con niveles destacables de ingresos propios con respecto a los ingresos totales, superior a la mediana del Grupo de Municipios calificados por Fitch (GMF) y de la categoría de las “As”.

También la nota considera el nivel nulo de apalancamiento y la posición de liquidez fuerte que se caracteriza por un manejo prudente del efectivo disponible. Además, se localiza en una región económicamente activa y dinámica en sectores ligados a la actividad manufacturera e industrial.

Al cierre del 2018, El Marqués no contaba con deuda directa de largo plazo, ya que en marzo de ese año liquidó el único financiamiento que tenía vigente por un saldo insoluto de 64.7 millones de pesos por concepto de un crédito simple contratado con la banca de desarrollo en el 2013.

“El Marqués no cuenta con créditos bancarios de corto plazo ni hace uso de esquemas de factoraje o de cadenas productivas”, refirió Fitch.

Sobre la posición de liquidez, la entidad refleja un saldo de caja destacable, equivalente a 40.3% de los ingresos totales en el 2018 (GMF: 8.9%), por otra parte, las disponibilidades de efectivo equivalen a 12.9 veces el pasivo no bancario.

Dinamismo industrial

Al cierre del año pasado, el municipio registró ingresos fiscales ordinarios (IFO) por 1,534.9 millones de pesos, mayores en 25.3% con respecto al 2017 y con una tasa media anual de crecimiento para el periodo 2014-2018 de 22.8 por ciento.

Lo anterior es consecuencia de un dinamismo industrial sostenido que ha permeado en el sector inmobiliario (residencial e industrial).

“El municipio compara muy favorablemente en términos de su proporción de ingresos propios a totales (69.6% en el 2018; GMF: 25.1%; mediana ‘Aas’ 35.8%) y en la razón de ingresos propios con respecto a los IFO, la cual fue de 73.1% en el 2018. Cabe señalar que en el 2018 la recaudación de los impuestos tuvo un incremento significativo de 41.7% derivado de las estrategias de recaudación del Impuesto Predial y del impuesto sobre traslación de dominio”, aseguró Fitch.

[email protected]