Ante la dinámica económica y la tendencia del mercado laboral, alrededor de 20% de los egresados de nivel profesional emprende su propio negocio, comentó Nohemí Astorga Acosta, vicerrectora de la Zona Occidente-Bajío de la Universidad TecMilenio.

La tendencia es más sobre el autoempleo. Ahora, por ejemplo, un diseñador puede estar en su casa, o un licenciado, los jóvenes ahora traen un chip genético sobre esto , sostuvo.

Astorga Acosta expuso que hoy en día los estudiantes no sólo se enfocan en las oportunidades individuales sino en proyectos a desarrollarse junto con colaboradores de diversas asignaturas, de tal forma que un licenciado puede conformar un negocio junto con un diseñador gráfico o un ingeniero.

En la región, comentó, los sectores que presentan una mayor demanda de mano de obra son aquellos relacionados con las ingenierías, principalmente, ingeniería industrial y mecatrónica.

Por ello, indicó que en la institución se tiene considerado apoyar a los estudiantes a través de certificaciones de diseño automotriz, en materia aeronáutica y en logística. La idea de estos certificados es que también se enfoquen en el aspecto regional, para que se genere una especialización y un beneficio local a partir de la vocación productiva de los estados.

Durante el 2013, detalló la vicerrectora de la Zona Occidente-Bajío, la Universidad TecMilenio cerró el ciclo escolar con 93% de empleabilidad de sus egresados, y para este año se estima terminar con 95 por ciento.

Inversión en infraestructura

La institución educativa invirtió este año alrededor de 90 millones de pesos en la construcción de un nuevo edificio en el Campus Querétaro, el cual albergará laboratorios de distintas materias, detalló Astorga Acosta.

La Universidad está invirtiendo para que los alumnos tengan la tecnología y los espacios para aprender, porque en el estado están desarrollándose industrias como la automotriz y la aeroespacial que requieren de personal con la mejor instrucción , aseguró.

Además, aplicará un programa que está relacionado directamente con el sector privado estatal, en el que los estudiantes podrán asistir a las empresas a realizar diversas tareas, independientemente de sus prácticas profesionales.

El objetivo es que el estudiante colabore un año en la compañía, conozca directamente la operación del sector en el que se desempeñará y aprenda, en una forma de semestre empresarial .

[email protected]