De acuerdo con la SHCP, el Ramo General 23 es un instrumento de política presupuestaria que permite atender las obligaciones del gobierno federal, cuyas asignaciones de recursos no corresponden al gasto directo de las dependencias ni de las entidades; específicamente, este ramo se encarga de las provisiones salariales y económicas para: I) el cumplimiento del balance presupuestario, II) el control de las ampliaciones y reducciones al presupuesto aprobado, con cargo a modificaciones en ingresos, III) la operación de mecanismos de control y cierre presupuestario, y IV) otorgar provisiones económicas a través de fondos específicos a entidades federativas y municipios.

Sin embargo, se ha observado que algunos de estos subramos son utilizados por estados y municipios para enfrentar necesidades de liquidez al cierre del año y dedicar parte de estos recursos al gasto corriente.

Ante un recorte del Ramo 23 en el presupuesto de 2019, HR Ratings estima que los estados que han recibido mayor cantidad de este tipo de recursos en el pasado podrían tener mayores presiones en el gasto y, por ende, en su calidad crediticia.