Monterrey, NL. A la industria panificadora de Nuevo León le está afectando la apreciación del dólar debido al incremento en los precios del trigo, que en su mayoría es importado de Estados Unidos y Canadá, afirmó a El Economista, Juan Pablo Ortega, presidente de la delegación Monterrey de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa).

El trigo que usamos viene de Canadá y Estados Unidos, y esto aumenta a otras materias primas , indicó.

Según datos de la industria, en México sólo se produce 15% del trigo que se necesita para la fabricación de pan blanco y pan dulce, y el resto se importa.

Con el incremento del dólar, el bulto de harina de trigo de 44 kilos aumentó a $355 pesos desde 325 pesos que costaba en noviembre, aunque no es tanto (9.2%), de repente ha llegado a costar $400 el bulto y no puedes incrementar el producto a cada rato , afirmó el entrevistado.

Otros insumos

Recordó que entre enero y marzo de 2015 estuvo muy caro el huevo , que llegó a costar hasta 40 pesos el kilogramo, y también aumentó la manteca, sin embargo los precios de estos insumos bajaron en diciembre.

Aseguró que la industria está absorbiendo estos incrementos, sin embargo, sus márgenes de ganancia se han reducido.

Actualmente se vende el pan blanco o bolillo en 2.50 pesos en promedio, y el pan dulce entre 6.00 y 6.50 pesos por pieza.

Los precios se mantienen de acuerdo con la oferta y demanda, cada negocio en Monterrey así se maneja, pero hay panaderías que andan en la calle y venden el pan más barato porque no pagan impuestos , calculó el dirigente.

En el área metropolitana de Monterrey hay aproximadamente 1,200 panificadoras que en su mayoría son medianas y chicas, entre las más reconocidas está la Panadería San José, Estrella Roja y Panadería y Pastelería Regiomontana.

No hay subsidios

Juan Pablo Ortega lamentó que debido a que a partir de 1997 dejaron de otorgar subsidios a esta industria, muchos negocios han cerrado y otros han cambiado de giro para poner pastelerías; es como ha funcionado, cierra una o dos panaderías y abre una pastelería , puntualizó.

maria.flores@eleconomista.mx