Cancún, QR. Ante las proyecciones de crecimiento para Cancún de llegar a los 2 millones de habitantes en los próximos cuatro años, se comienzan a detonar nuevos proyectos de inversión inmobiliaria tanto en la ciudad como en la zona hotelera.

El primero y más cuantioso es la ampliación de la Plaza Flamingo, en el kilómetro 11.5 de la zona hotelera, cuya inversión asciende a los 350 millones de dólares y consiste en la construcción de tres torres de 11 niveles para departamentos de lujo, así como un condohotel, construidos sobre la actual estructura de la emblemática plaza.

El proyecto necesita de la demolición parcial de la actual plaza comercial, para que se amplíe la estructura a tres niveles, una planta baja con áreas comerciales y dos pisos de estacionamiento con 690 cajones.

Sobre el tercer nivel se plantea crear una terraza con tres albercas y los accesos para las tres torres de departamentos, uno de los cuales funcionará como condohotel.

El predio que actualmente ocupa la plaza es de 20,000 metros cuadrados, de los que 13,877 son ocupados por la plaza. Esta superficie será ampliada a 14,058.

El proyecto se encuentra en fase de consulta pública, por lo que aún no cuenta con los permisos de impacto ambiental por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Sin conflicto legal

El otro gran proyecto es Ynfinity, al interior de Malecón Tajamar, cuya inversión asciende a los 700 millones de pesos y consiste en una torre de 20 pisos con 81 departamentos de lujo, una plaza comercial de 23 locales y un hotel de 228 habitaciones, el cual podría ser operado por Hilton o Holiday Inn.

Cabe mencionar que Ynfinity es uno de los pocos proyectos que sí logró desarrollarse al interior de Malecón Tajamar, pues la limpieza de sus terrenos se hizo antes de que comenzaran las protestas y el conflicto legal que hoy mantiene paralizado al resto del complejo.

Alejandro Wolf, director comercial de Ynfinity, dijo que es evidente la llegada de múltiples inversiones en el sector inmobiliario de Cancún, pues está en marcha ya la transición del polo turístico hacia un centro de negocios, lo cual supone el incremento de la población de 1 a 2 millones de habitantes en los próximos cuatro años.

Este crecimiento no sólo supone la construcción de más hoteles, sino de edificios de oficinas, nuevos desarrollos residenciales, así como un gran sector de condominios de lujo que se están convirtiendo en una buena opción de inversión para quienes deseen poseer una segunda vivienda para renta vacacional, destacó.

jvazquez@eleconomista.com.mx