Giada Metal Group es una de las empresas más grandes y modernas de la República Mexicana para la destrucción de las unidades chatarra del transporte público de carga y pasajeros.

El director comercial en México de la firma italiana, Ángel Ortiz de Santos, explicó que hace dos años instalaron la primera planta en León, bajo una alianza con la compañía Sánchez & Sánchez Asesores.

La planta es de las más grandes y modernas de los 11 centros autorizados en todo el país para atender el Programa de Renovación Vehicular del Transporte Público federal.

En dos años de operar -comentó el ejecutivo- se han destruido alrededor de 5,000 unidades de todo el país, con 200 autos por mes.

Destruimos y recuperamos metales del sector automotriz en dos minutos. Tenemos una capacidad de procesar 60 toneladas por hora y destruir hasta 500 toneladas al día, somos el centro más moderno en América Latina , comentó.

Aseguró que cuentan con la tecnología más avanzada para una operación totalmente automatizada, además de que la planta está dedicada exclusivamente a esta actividad.

LA NORMA ESTABLECIDA

De acuerdo con la normativa federal -anotó Ángel Ortiz- el transporte público federal no debe tener más de 10 años de antigüedad para garantizar condiciones de seguridad y protección al ambiente, por lo que se hace necesaria la destrucción de unidades para así aprovechar los apoyos que da el gobierno federal para renovar el parque vehicular.

De acuerdo con el tipo de vehículo que deja de circular, el apoyo otorgado va de 80,000 a 186,000 pesos para la compra de una unidad nueva, pero muchos no saben del beneficio, dijo.

Este tipo de empresas recuperadoras de metales -dijo- no cobran por el servicio a los usuarios, pues su ganancia está en la recuperación que puedan hacer de los distintos metales, como el fierro y bronce.

[email protected]