Monterrey, NL.- El gobierno de Nuevo León difirió una reunión con el Consejo Estatal de Transporte y Vialidad que se realizaría este miércoles, en la que se analizarían propuestas de incremento a las tarifas de transporte urbano y de taxis.

“Con esta acción, la administración estatal descarta un incremento en el servicio de transporte público para el inicio de 2018, pues está consciente de que cualquier modificación tarifaria repercute en la economía de los usuarios”, indica un comunicado.

Agregó que se mantienen en constante comunicación con los empresarios del ramo, quienes han formulado reiteradas peticiones de aumento en los cobros de taxi y de camiones urbanos.

La Comisión de Costos y Productividad del Consejo, integrada por prestadores del servicio, organismos intermedios y funcionarios estatales, sesionó el pasado 11 de diciembre para analizar modificaciones a las tarifas con base en una fórmula que siempre se ha utilizado, la cual pondera la calidad, el servicio y la satisfacción del usuario.

“El Gobernador Jaime Rodríguez Calderón instruyó a la Agencia para la Racionalización y Modernización del Sistema de Transporte Público de Nuevo León para que revise, analice y concerte con los involucrados una nueva propuesta de fórmula que satisfaga tanto al usuario como al prestador del servicio”, abundó el comunicado.

Recordó que durante su gestión las tarifas del transporte público no han sido modificadas y que al inicio de 2017, se les pidió a los transportistas absorber el impacto del aumento a los combustibles.