La disminución de la actividad industrial de México, de 0.1% anual en enero, derivó del comportamiento de sus sectores: manufactura, construcción, minería y generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final.

La manufactura, que contribuye con 56.8% del Producto Interno Bruto (PIB) secundario, registró un avance anual de 4.3%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este crecimiento se explica por igual dinámica de las entidades que más aportan al PIB manufacturero: Estado de México, Nuevo León, Coahuila y Guanajuato, que en conjunto suman 38.0% del total.

Las variaciones anuales en la producción que exhibieron fueron de 2.8, 10.5, 4.2 y 7.7%, respectivamente. En este tenor, sólo nueve estados disminuyeron en este apartado económico, donde los descensos más pronunciados se dieron en Colima (13.7%), Chiapas (9.7%), Sonora (6.2%) y Zacatecas (3.3 por ciento).

El rubro de la construcción, segundo en importancia con 24.3% de la producción industrial, cayó 1.0% a tasa anual, donde 19 entidades se posicionaron en terrenos negativos. Los tres principales desplomes se mostraron en Tlaxcala (33.9%), Campeche (41.8%) y Tabasco (46.1 por ciento).

Aunque los territorios con más participación en el PIB de este sector son Nuevo León, Estado de México, Jalisco, Ciudad de México y Veracruz, con más de una tercera parte del total.

De este grupo, tres retrocedieron: Nuevo León (10.2%), Jalisco (0.7%) y Veracruz (11.2%); mientras los crecimientos se observaron en el Estado de México (16.2%) y la capital del país (20.7 por ciento).

La construcción abarca edificación (viviendas, hospitales, centros comerciales e industriales, escuelas, entre otros); agua, riego y saneamiento; electricidad y comunicaciones; transporte y urbanización; petróleo y petroquímica, y otras construcciones.

Crisis petrolera

El bajo nivel de los precios internacionales del crudo en los últimos años provocó que la producción de hidrocarburos descendiera. En este contexto, la minería, petrolera y no petrolera, disminuyó 9.8% (en 20 estados se registró una variación negativa); este sector aporta 12.8% del PIB secundario.

Campeche y Tabasco concentran 60.1% del total de la producción minera, particularmente petrolera; ambos en detrimento. De los cinco principales estados, sólo Sonora, enfocada más a minerometalúrgico, creció.

[email protected]