Un total de 178 elementos de la Policía Regia, entre los que se incluyen mandos superiores y comandantes, fueron dados de baja por incurrir en actos de corrupción, abusos de autoridad y dar positivo en exámenes toxicológicos, informó hoy el alcalde Fernando Larrazabal Bretón.

El presidente municipal resaltó que ante estos reajustes de personal, la vigilancia de esta capital quedará asegurada con el apoyo de unos 400 efectivos -con lo que se queda la corporación- y 160 cadetes de la Academia de Policía de Monterrey.

Puntualizó que en el proceso de depuración emprendido por las autoridades municipales durante esta semana, arrojó que un 28% fueron sancionados por asuntos relacionados con extorsiones, robo y golpes con lesiones.

Un 75% contaban con denuncias de robo y abuso de autoridad, mientras que 40% tenían reportes por no acatar órdenes de mandos superiores y un 19% no fueron recomendados por que fallaron en los exámenes de control de confianza.

Refirió que de todos los despedidos, unos 12 eran mandos superiores, un mando medio, un primer comandante, seis segundos mandos y cuatro jefes de grupo.

El alcalde precisó que 76% de estos policías ya habían sido sancionados por la Comisión de Honor y Justicia de la Policía Regia.

Precisó además que dentro de los elementos reajustados, 15 dieron positivo en los exámenes toxicológicos y 12 reprobaron los exámenes del polígrafo "por lo que no son recomendables para quedarse en la corporación".

Mencionó que será hasta el próximo lunes, cuando se dé a conocer un programa de incentivos laborales para los elementos policiacos que seguirían en sus funciones, los cuales suman unos 400.

También, subrayó, que cuentan con un fondo de unos 90 millones de pesos para respaldar las liquidaciones de los 178 elementos dados de baja.

El alcalde reconoció que en los últimos días han entregado liquidaciones por unos tres millones de pesos las cuales varían de acuerdo con el rango del policía y su antiguedad, mientras que otros elementos no han aceptado la liquidación ofrecida por el municipio "y se han ido por la vía legal por estar inconformes".

Igualmente, expresó que estos elementos que causaron baja serán boletinados a nivel nacional para que no tengan acceso a otras corporaciones policíacas en el país.

Larrazabal Bretón reconoció que esta depuración no garantiza que algunos policías vuelvan a incurrir en actos de corrupción o abuso de autoridad, por lo que reiteró que el programa de depuración policiaca seguirá de manera permanente durante toda su administración.

Asimismo, mencionó que enviaron una iniciativa al Congreso del Estado para que se dé seguimiento a los policías cesados con el objetivo de que estén obligados a presentar un reporte mensual sobre sus actividades durante el plazo de un año.

/doch