Tras declarar en estado operativo de emergencia el despacho de electricidad en la Península de Yucatán, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) aclaró que gracias a la disponibilidad de energía de los ciclos combinados de la región y la transmisión por parte del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) existe suficiencia de suministro eléctrico para la demanda máxima de energía prevista en este verano en la zona, pero alertó a la industria nacional sobre el desabasto de gas natural ante el cual pidieron una solución en todo el país.

En un oficio dirigido a todos los integrantes de la industria eléctrica el lunes 17 de junio por la noche, el organismo gestor de la red eléctrica nacional informó que existe un déficit de 985 megawatts, es decir, 44% menos energía de la que se demandará entre abril y octubre en la región. Sin embargo, aclaró que se llevarán a cabo acciones emergentes como el abasto de diesel vía buque por Campeche y el incremento en la actividad del gasoducto Mayakán, además de que se buscará el apoyo de todos los participantes del sistema.

Con ello, el subdirector de Operación del Cenace, Luis Sergio Martínez Reyes, explicó que ante la falta de disponibilidad de gas natural, las centrales de generación en la península operarán a sólo 25% de su capacidad, ya que se contará con 315 megawatts de los 1,262 megawatts instalados a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en tres ciclos combinados.

“Para los siguientes meses del año persistirá una indisponibilidad de gas natural hacia la Península de Yucatán del orden de 200,000 gigajoules al día y en consecuencia una indisponibilidad de generación en las centrales de ciclo combinado correspondiente a 75% de la capacidad total instalada de 1,262 megawatts”, refirió, “es decir, sólo se tendrán disponibles alrededor de 315 megawatts de ciclo combinado consumiendo gas natural”.

En tanto, la península presentará demandas máximas de alrededor de 2,170 megawatts en los meses referidos, aunado al compromiso de exportación de 50 megawatts a Belice, lo que se traduce en un requerimiento total de energía eléctrica de 2,220 megawatts para el presente año.

Además, se determinó que la capacidad de despacho de energía eléctrica del Sistema Interconectado Nacional (SIN) es de máximo 1,235 megawatts, es decir, es capaz de cubrir 56% de las necesidades.

Pero 24 horas después de haber emitido la declaratoria, el Cenace explicó que la notificación preventiva que realizó como parte de sus atribuciones previstas en la Ley de la Industria Eléctrica —para solicitar apoyo informativo y posiblemente de energía a todos los usuarios de la red que gestiona— fue emitida con el propósito de informar a los integrantes de la industria eléctrica para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, se lleven a cabo las medidas operativas necesarias, “en el caso poco probable de que el Cenace llegase a declarar un estado operativo en emergencia del sistema en la Península de Yucatán, ya que actualmente no existen las condiciones que fundamenten esa declaratoria”.

Desabasto

La alarma en torno a la posible falta de disponibilidad de energía en la península obedece a que desde el pasado 14 de junio, la empresa Generación V de la CFE informó que el parque de generación localizado en la región ha presentado desabasto de combustibles, incidencia de fallas fortuitas y degradaciones que han incidido en una baja confiabilidad en la capacidad de disponibilidad de energía.

Ello, debido al permanente estado de fuerza mayor declarado por Petróleos Mexicanos (Pemex) a raíz de la explosión en la plataforma marina Abkatun Alfa, con lo que se afectó de manera importante la oferta de gas natural en el sureste del país, lo que significa hoy una reducción de más de 200,000 gigajoules por día en la inyección de gas natural, equivalentes a una indisponibilidad de 1,140 megawatts en centrales de ciclo combinado.

Asimismo, por cuestiones de seguridad se suspendió la descarga de diesel en la central de ciclo combinado Mérida III, ya que se encuentra generando con dicho combustible, pero debe operar a carga media durante las horas del día de alta demanda y se desconecta en horas de baja demanda para recuperar inventarios de diesel, detalló el Cenace a los participantes del sector eléctrico.

Piden soluciones

Ante la emergencia de desabasto de gas natural en que fundamentó su declaratoria de emergencia de transmisión eléctrica y las subsecuentes aclaraciones, dirigentes de la industria aseguraron que es urgente que el gobierno mexicano reconsidere un plan integral con el sector empresarial y prevenga problemas de distribución del combustible, puesto que el problema obliga a la industria nacional a frenar sus operaciones, reducir su grado de manufactura, elevar costos, desempleo y hasta incumplimiento de entregas al exterior.

El vicepresidente del sector automotriz de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, Arturo Rangel, recomendó que frente a la crisis de abasto del hidrocarburo es necesario que el gobierno federal recapacite sobre la idea de invertir en la refinería de Dos Bocas, y mejor opte por inyectar recursos en energía alterna, campos eólicos o en proyectos de innovación y amigables con el medio ambiente.

José Luis de la Cruz, director de la comisión de estudios económicos de la Confederación de Cámaras Industriales, puntualizó que el problema de las alertas en la generación de electricidad en Yucatán enciende el foco amarillo, porque demuestra el problema de falta de infraestructura en distribución y generación.

El desabasto del gas afecta la viabilidad de la industria y genera incertidumbre, lo que se convierte en una limitante de la inversión, y luego la operación de la empresa, la contratación de personal y costos adicionales.

Por ahora se habla de que Yucatán tendrá desabasto de gas y alterará la generación de energía, pero es una señal que otros estados del país están observando porque, al final, muestra que se tendrán que hacer adecuaciones a nivel nacional y es una llamada de atención que genera incertidumbre.

Hasta el momento, los empresarios de Yucatán y el sureste están “preocupados”, pues ante la falta de gas natural “no habrá la posibilidad de generar electricidad”, abundó Mario Canales, presidente de la Comisión de Energía de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo.

En cifras

  • La generación bruta de energía en la Península de Yucatán, compuesta por los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán, asciende a 5.554 millones de megawatts hora al año, según el último reporte de la CFE. Esto es apenas 1.8% del total nacional.
  • En tanto, la capacidad efectiva de la región se eleva a 4% del total que tiene instalado la CFE, lo que refleja una subutilización de la infraestructura hasta el último año que reporta la comisión.
  • Además, las ventas internas por 9.212 megawatts hora de la región representan 4.6% de las ventas totales de la estatal en un año, por lo que la región se abastece de energía que se genera en otros sitios del Sistema Eléctrico Nacional por lo menos en 39% de sus necesidades.
  • Y es que la región cuenta con 1.735 millones de clientes conectados, es decir, 4.2% del total de conexiones del país, mismos que por las altas temperaturas durante al menos siete meses del año mantienen consumos por encima de la media nacional.
  • Para la generación mediante gas natural, se dispone únicamente de las plantas Mérida III, Campeche y Valladolid, con una capacidad de 1,262 megawatts, es decir, 1.2% del total de esta tecnología instalada en el país.
  • Para el transporte de gas, la región tiene únicamente el gasoducto Mayakán operado desde 1999 por la francesa Engie, que con una longitud de 780 kilómetros tiene una capacidad de abastecer hasta 250 millones de pies cúbicos al día desde la región productora de Nuevo Pemex, en Chiapas, hasta la central de Valladolid.
  • La repotenciación de este proyecto para llegar a 350 millones de pies cúbicos diarios en el 2020 y a 550 millones de pies cúbicos diarios, además de su interconexión con el Sistema Nacional de Transporte de Gas Natural, quedó pendiente en la administración pasada.