La reducción que registró la deuda de Benito Juárez (Cancún) en el 2011 es resultado del apretón de cinturón que realizó el ayuntamiento para enfrentar su gasto corriente y de capital con recursos propios y sin la contratación de más créditos, aseguró el secretario de la Comisión de Hacienda municipal, Jesús Pool Moo.

Cancún se mantuvo entre las 10 alcaldías con mayor carga de pasivos en el 2011, sin embargo, la redujo 1.46%, según cifras de la Secretaría de Hacienda.

El funcionario destacó que la disminución de deuda se dio a pesar de la retención de participaciones federales que realiza la Secretaría de Hacienda por un adeudo con Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonahpo).

El ayuntamiento comenzó a pagar los intereses de sus obligaciones financieras (1,400 millones de pesos) que tiene con Banobras desde mediados del 2011, tras un proceso de reestructuración que le dio hasta enero del 2012 como periodo de gracia para comenzar a abonar a capital.

Desde principios de este año, el ayuntamiento eroga 15 millones de pesos al mes para cubrir ese compromiso, en medio de un escenario adverso que le significa al ayuntamiento no contar -desde diciembre del 2011- con los 30 millones de pesos que le son asignados por concepto de participaciones federales, debido al cobro de un adeudo que data de 1990 con el Fonahpo.

El alcalde de Cancún. Julián Ricalde Magaña, se encuentra en negociaciones con funcionarios de Hacienda para convencerlos de que el pago de dicha deuda se realizó en el 2008, sin que hasta el momento haya conseguido evitar que se aplique la retención de las participaciones federales.

El funcionario aseguró que -pese a ello- se avanza el programa de obra pública porque se financia con recursos ya etiquetados.

[email protected]