Guadalajara. Jal. Luego que la pandemia de Covid-19 generó cambios en las necesidades y preferencias de los compradores de bienes inmuebles, la demanda de propiedades creció significativamente en los estados de Querétaro, Yucatán, Jalisco, Puebla, Guanajuato y Veracruz.

Entre todos ellos, la ciudad de Mérida, Yucatán, registra el mayor crecimiento en la preferencia de los compradores de terrenos, dijo a El Economista, Ricardo Lara, director comercial de la empresa de bienes raíces Eme Dos Desarrollos.

“Mérida es una ciudad que tiene la ecuación perfecta para invertir; tiene inversión tanto nacional como extranjera, tiene muy buenos proyectos de recuperación tanto del gobierno local como federal, el Tren Maya, la modernización de Puerto Progreso”, detalló.

Indicó que los lugares turísticos y la gastronomía yucateca, aunada a su cercanía con destinos como Cancún, amén de contar con una de las maravillas del mundo moderno (Chichén Itzá) “hacen la ecuación perfecta para que la gente quiera vivir en Mérida”.

De acuerdo con Ricardo Lara, en el 2020 y el primer semestre del 2021 la demanda de terrenos en la capital yucateca creció 200% en comparación con el 2019.

“La gente está volteando a ver a Mérida tanto para vivir como para invertir. Amazon, por ejemplo, está abriendo un centro de distribución en Mérida, Tesla va a abrir su cuarta agencia en México y estará en Mérida, y Walmart también tiene un centro de distribución ahí”, subrayó el directivo.

Dijo que la mejor calidad de vida también propició el alza en la demanda de inmuebles en ciudades diferentes a la capital del país.

Según información de la compañía, 11 estados conforman 80% de la demanda total de inmuebles en México, destacando Jalisco, Querétaro, Puebla, Guanajuato, Yucatán y Veracruz.

En cuanto a oferta inmobiliaria residencial a nivel digital destaca la participación de Jalisco con 17%, seguido de Querétaro con 15 por ciento.

estados@eleconomista.mx