El Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) anunció ayer que dio un financiamiento por 2,700 millones de pesos a ICA para la construcción del tramo 4 del Tren Maya (244 kilómetros de doble vía de Izamal a Cancún), que es una obra pública a cargo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y cuenta con recursos etiquetados en el Presupuesto de Egresos.

El monto otorgado para capital de trabajo y la elaboración del proyecto ejecutivo (que está dentro de las tareas a realizar por la empresa que lideró el consorcio constructor de la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México), entre otras cosas, representa cerca de 10% del monto total del contrato por 25,849 millones de pesos que fue adjudicado directamente debido a que tiene en su poder la concesión de la autopista Mérida-Cancún

“El crédito se otorgó en las mejores condiciones de mercado y el esquema financiero tendrá como fuente de pago un contrato de obra pública celebrado por el contratista del tramo 4 con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur)”, detalló el banco.

El contrato referido (que incluye la elaboración del proyecto ejecutivo, suministro de materiales, adecuaciones carreteras y construcción de plataforma y vía del Tren Maya correspondiente al tramo Izamal- Cancún) inició el 21 de septiembre del 2020 y termina el 30 de enero del 2027, aunque la obra debe quedar terminada antes del primer semestre del 2023 para iniciar el periodo de prueba de todo el tren.

En un comunicado, el director de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez, señaló: “en Banobras es nuestra prioridad financiar proyectos que generan empleo y bienestar, proyectos que contribuyen a detonar el desarrollo, particularmente del sur-sureste del país, para reducir las brechas existentes y generar las condiciones para que las y los mexicanos tengan acceso a mejores condiciones de vida”.

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó en conferencia mañanera la posibilidad de utilizar otras fuentes de financiamiento, más allá de las presupuestales, para el desarrollo de infraestructura.

“En el caso de la banca de desarrollo, utilizarla para financiar proyectos estratégicos para el país, porque la banca de desarrollo estaba como tomada por los grupos de intereses creados. Si alguien utilizaba sus influencias obtenía, por ejemplo, un permiso para producir energía eléctrica y no traían inversión, tenían el permiso, iban con esa concesión a Nacional Financiera y les daban el crédito, entonces no llegaba inversión extranjera”, refirió.

Sin embargo, fuentes relacionadas con el proyecto comentaron que el financiamiento a ICA por parte de Banobras fue otorgado desde principios de mes y que ya se están empleando los recursos en los trabajos constructivos.

estados@eleconomista.mx