Tijuana, BC. El banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) y Desaladora Kenton firmaron un contrato de crédito que cubrirá hasta 75% del costo del proyecto para el diseño, construcción y puesta en marcha de una planta desalinizadora en San Quintín, Ensenada.

La Comisión Estatal del Agua adjudicó el contrato para la construcción, financiamiento y operación del proyecto bajo el esquema de Asociación Pública-Privada al consorcio constituido por Libra Ingenieros Civiles, RWL Water, LLC, y R.J. Ingeniería, el cual creó Desaladora Kenton.

La planta, con un costo estimado de 875 millones de pesos, tendrá una capacidad de producir alrededor de 250 litros de agua potable por segundo para ser destinada a uso público en el Valle de San Quintín, un poblado situado a unas cuatro horas hacia el sur de Ensenada.

El director general  interino del BDAN, Alex Hinojosa, dijo que la distribución estará a cargo de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada, institución que se encargará de comprar la producción de la planta desaladora.

“El BDAN se complace en otorgar financiamiento para una segunda planta desalinizadora en Baja California que beneficiará a miles de residentes del municipio de Ensenada y ayudará a la conservación de los recursos naturales”, detalló.

Explicó que la construcción de las desalinizadoras se ha convertido en una opción para enfrentar la escasez de agua en la entidad, donde al menos cuatro de los cinco municipios están calificados con alerta por sequía.

Además dijo que a medida que las fuentes de aguas subterráneas se vuelven cada vez más escasas, la colaboración con todos los niveles de gobierno y la Iniciativa Privada para encontrar soluciones alternas para satisfacer las necesidades como el servicio de agua potable es una prioridad para el Banco.

Entre los principales componentes del proyecto se incluyen la construcción de siete pozos para captación de agua marina, líneas de conducción de agua marina, de descarga de salmuera y de entrega de agua desalinizada y un tanque maestro con capacidad de 2,000 metros cúbicos, así como una línea de transmisión eléctrica para conectar a la Comisión Federal de Electricidad y dos subestaciones eléctricas.

Beneficio

Se prevé que la desalinizadora beneficie a las comunidades del Valle de San Quintín, entre las que se encuentran Camalú, Colonia Lomas de San Ramón, Colonia Nueva Era, Ejido el Papalote, Emiliano Zapata, Lázaro Cárdenas, San Quintín, Vicente Guerrero y otros poblados más pequeños.

De acuerdo con información del Banco, se describe al proyecto como: diseño, construcción y operación de una planta desaladora con capacidad de producción de 250 litros por segundo o 5.7 millones de galones diarios.

La planta incluye una batería de siete pozos para captación de agua de mar y una tubería de conducción de agua marina.

[email protected]