Los centros de investigación y desarrollo en los últimos cuatro o cinco lustros han enfatizado una política de autosuficiencia financiera que en el papel suena bien, pero que ha distorsionado las actividades de algunos centros a nivel nacional o estatal, denunció el director de Sistemas Mecánicos del Instituto de Investigaciones Eléctricas (IIE), José Miguel González Santaló, durante la inauguración de la 13 edición del Congreso y Exposición Latinoamericana de Turbomaquinaria que se llevó a cabo en el Querétaro Centro de Congresos.

Centros como el CIATEQ y el IIE han mejorado sus índices financieros y en la actualidad generan una parte muy importante de sus presupuestos directamente por la venta de servicios y proyectos.

Esto parece en ocasiones haberse logrado a costa de perder de vista la función primordial , expuso.

Funciones que, detalló, en el caso del IIE están dirigidas a la investigación y desarrollo para contribuir a mejorar la competitividad del sector energético y del CIATEQ a desarrollar la capacidad tecnológica y humana para impulsar a la industria metalmecánica.

La búsqueda de ingresos nos ha llevado a buscar proyectos en ingeniería y servicios, muchas veces en áreas ajenas a las que nos corresponderían, según nuestros mandatos originales de creación , dijo.

Descuidar tareas

Lo anterior, inclusive -agregó- ha llevado a descuidar las tareas de desarrollo y apoyo a las empresas mexicanas, compitiendo en ocasiones de forma desleal con la ventaja que da el poder ser objetivo de asignaciones directas.

Cuestionó cuál era el papel de los centros de investigación y desarrollo de las empresas públicas y privadas ante la necesidad de crecer, generar empleos y mejorar el nivel de la población, así como las estrategias que organizaciones privadas y públicas deben fijarse para su desarrollo.