León, Gto. Mente y manos de un proyecto rural guanajuatense elaboraron las más de 1,000 figuras de catrinas que los restaurantes Toks comercializaron en el país con motivo de la festividad del Día de Muertos, y ahora buscan nuevos mercados para colocar las artesanías de cartonería.

Karla Rodríguez, quien coordina también el proyecto productivo de fabricación de mermelada en la Sierra de Santa Rosa, en Guanajuato, que venden también a Toks, es quien condujo el proyecto con la artesana irapuatense ganadora del concurso, Monserrat Guadalupe González Vargas, y con el trabajo de habitantes de la zona rural de Abasolo.

Nos pidieron en Toks 21 mil catrinas en un tiempo récord de 15 días, pero hacer tantas en tan poco tiempo y con la calidad, pues es una artesanía hecha a mano, no era posible, por lo que se acordó un pedido por mil 224 piezas, que es una colección de 12 piezas en cada uno de los cien restaurantes que tiene Toks en México , apuntó la joven artesana irapuatense.

Para surtir el pedido de 1,224 catrinas para todo el país trasladaron el trabajo a las comunidades rurales de La Ordeña y San Cayetano del Carmen, en Abasolo Guanajuato, y ahí le dieron empleo durante quince días a jóvenes y amas de casa de unas 30 familias.

Monserrat González, quien capacitó a estas personas, tiene ahora en puerta presentar una propuesta a la cadena de restaurantes para venderle figuras para el 14 de febrero, por lo que ya piensa en la conformación formal de una micro empresa rural para que más artesanías elaboradas por campesinos guanajuatenses puedan comercializarse en diferentes puntos.

Me dijo la gente que para el próximo proyecto cuento con ellos, tienen muchas ganas de trabajar y de aprender, sin ellas no se hubiera sacado el pedido, no trabajaron para mi, trabajé con ellas, por lo que no quiero decirles adiós hasta otro proyecto, quiero enseñarles a elaborar más cosas y que tengan un ingreso extra, contactar con expos para que se den a conocer, abrir horizontes para que nos conozcan y tengamos ventas siempre , apuntó.

Las catrinas de 15 centímetros (12 diferentes) las vendieron a Toks en $100 cada una.

Karla Rodríguez agregó que la mayoría de estas personas se dedican al hogar, ordeñar vacas y a elaborar tejidos (deshilados y otros bordados) con ingresos que no rebasan los $60 diarios, y durante estos quince días fueron capacitados y recibieron $100 por día.

Recordó que la cadena Toks mantiene desde hace seis años la compra de al menos 2.5 toneladas por semana de mermelada de fresa a la empresa rural Conservas de Santa Rosa , cuyas mujeres de la sierra de Guanajuato elaboran productos de los frutos de la región.