León, Gto. Los insecticidas que rociaron en el campo guanajuatense, para combatir el pulgón amarillo que afectó a la siembra de sorgo el año pasado, pegó a los más de 500 apicultores de la entidad, que en la mayoría de los casos sufrieron la mortandad total de sus colmenas.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAR), en la entidad el año pasado se tenía registro de 22,370 colmenas, aunque los productores calculan que el número supera las 30,000. Cada colmena puede llegar a producir entre 40 y 50 kilos anuales de miel, explicaron productores de miel.

La plaga del pulgón amarillo afectó a 90% de los cultivos de sorgo en Guanajuato, en los municipios de Abasolo, Apaseo el Grande, Cuerámaro, Huanímaro, Irapuato, León, Manuel Doblado, Pénjamo, Purísima del Rincón, San Francisco del Rincón, Juventino Rosas, Silao, Valle de Santiago y Yuriria.

En los últimos años se tuvo registro de una superficie sembrada superior a las 250,000 hectáreas, con un volumen de producción de este grano por encima de 1 millón 500,000 toneladas.

En la entidad hay más de 1,500 familias dedicadas a la apicultura, concentrándose una parte importante de ellas en los municipios de León, Irapuato, Romita, San Francisco del Rincón y en el norte de la entidad, refiere el productor José Luis Chávez, líder de un Grupo de Validación y Transferencia Tecnológica (Ggavatt).

Los insecticidas que les pusieron (a las plantaciones de sorgo) mataron muchos apiarios, hubo muchos apiarios que se murieron. Desgraciadamente, las abejas andan en todas las flores, cuando ponen cualquier químico afecta a las abejas, las envenena, ellas van al néctar de la flor y si ya tienen algún químico se lo tragan y mueren , explicó el productor afectado.

Pérdida total

Juan Manuel Echeveste Rocha, apicultor y líder de Apicultores Tecnificados del Bajío, que perdió más de 185 colmenas, refiere que hubo productores que prácticamente se quedaron sin nada, al menos 50% de ellos, y el resto quedaron con grandes pérdidas.

Hubo mortandad exagerada de abeja, hubo gente que no sacó miel porque se les terminaron sus abejas .

Con el propósito de recuperarse de esta situación, explicó que están a la espera de la apertura de las ventanillas en la secretaría estatal del ramo, para ingresar el expediente y solicitar un apoyo económico para comenzar con la producción este año.

Incluso, prevén pedir un financiamiento por 2 millones de pesos con el objetivo de impulsar una planta certificadora de miel, que les permitiría extraer producto de mayor calidad.

La planta ubicada en la comunidad de Duarte, al oriente de la ciudad de León, tendría capacidad para 60 barriles diarios de miel, con lo que se podrían estar sacando más de 2,000 barriles anuales.

Piden mayor comunicación

Mientras tanto, productores le entregaron una carta a Javier Usabiaga Arroyo, secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural ( SDAR), para pedirle les sea notificado con anticipación el tipo de pesticidas con los que rocían el campo guanajuatense cuando se presenten plagas, así como que les ayuden a recuperar sus abejas.

La carta que también hicieron llegar a Miguel Márquez Márquez, gobernador del estado, propone que se realice un calendario junto con los apicultores para la aplicación de insecticidas, para que se retire a la abeja o en su caso, coincida con la temporada en la que no trabaja, explicó el productor.

[email protected]