La facturación electrónica debe de traducirse en un aumento en la recuperación de cartera y un ahorro en los costos operativos del negocio, expresó el director de Operaciones de Kepler Matriz, Enrique Duhne.

No obstante, comentó que en caso de no ser así, habrá que realizar una revisión de los procesos actuales de la empresa para ajustarlos donde sea posible.

Explicó que la factura electrónica obliga a la empresa a emitir un comprobante electrónico que debe de ser enviado al cliente, lo que brinda la ventaja de poder enviarlo al momento al cliente lo que optimiza los tiempos de cobranza, además de que si existe algún dato erróneo en la factura, éste puede ser modificado en línea y reenviada al cliente evitando retrasos.

Este cambio en la facturación no sólo implica una mayor revisión y control por parte de la autoridad, SAT, en los ingresos y operación de su negocio, sino debe implicar también un cambio en los procesos internos y de control en su empresa , aseveró.

En lo que refiere a la parte de recibir una factura de compra por parte de los proveedores de la compañía, mencionó, se les puede solicitar que hagan llegar junto con la representación impresa el archivo XML (lenguaje de marcado ampliable o extensible, por su sigla en inglés) –esto por disposición del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Lo anterior -explicó- para tomar la información del XML y así automatizar y agilizar la entrada al inventario para reducir los errores de captura en dicho proceso.

El archivo XML, detalló, es el que contiene la información de la factura en una estructura predefinida y estandarizada por el SAT, lo cual permite leer de forma automática cualquier archivo XML de cualquier proveedor, por ello cada vez más empresas adoptan el uso de adendas.

Vence plazo

Previamente, el SAT definió que a partir del 1 de julio de este año el esquema de facturación electrónica cambiará tanto para el esquema CFD (Comprobante Fiscal Digital) como para el CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet).

La especificación técnica actual de los comprobantes fiscales es CFD 2.0 y CFDI 3.0, debiendo cambiar estas versiones a CFD 2.2 Y CFDI 3.2, la versión 3.1 fue sólo un anteproyecto de ley que nunca se concretó y por lo tanto no existe. Dichos cambios tienen implicaciones menores en lo dispuesto en el archivo XML y su representación impresa; sin embargo, hay algunos cambios que implican nuevamente ajustes en los procesos de negocio de la organización , expuso.

Dichas especificaciones técnicas, agregó, indican los campos obligatorios a incluir en los archivos XML de factura, así como los datos mínimos a incluir en la representación impresa, algunos de los más relevantes son: incluir los regímenes fiscales del contribuyente que amparan la emisión del comprobante fiscal digital y especificar el medio de pago utilizado para saldar el comprobante fiscal.