México retomará la energía nuclear como una palanca de diversificación de fuentes de electricidad y reducir la dependencia hacia los hidrocarburos, dijo la secretaria de Energía, Georgina Kessel.

Lo anterior permitirá cumplir con las metas de la Estrategia Nacional de Energía (ENE) para generar 35% de la electricidad nacional a partir de fuentes limpias, hacia el año 2024.

La mezcla en la diversificación de las tecnologías es algo que se determinará en la planeación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), detalló la funcionaria en conferencia de prensa, luego de inaugurar el Seminario Internacional La Nucleoelectricidad en México y en el Mundo en el Senado.

En el análisis sobre la viabilidad y conveniencia de este tipo de tecnología están siendo considerados los costos de oportunidad y los precios a futuro para garantizar que la opción sea de menor costo en el corto y largo plazo , puntualizó.

Kessel comentó que faltan por actualizar la regulación, incluyendo homologación en normas de seguridad nuclear y física.

Estas tecnologías, dijo, permiten diversificar la matriz energética y disminuir nuestra dependencia de combustibles fósiles.

Además, adelantó que el gobierno federal presentará al Congreso los criterios para la reforma de segunda generación en materia energética. Pronto tendremos noticias , expresó.

Un paso obligado

En ese sentido, Manlio Fabio Beltrones, coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en el Senado, dijo que la franca declinación en la producción y menor ritmo de descubrimientos de petróleo son factores que obligan al país a avanzar en el desarrollo de energía nuclear.

La energía nuclear representa apenas 2% de la energía total consumida en México. En contraste con la enorme dependencia hacia los hidrocarburos que representa 84% de la energía primaria, mientas que a nivel mundial estas cifras son de 6 y 60%, respectivamente .

Plazos

Consultado al respecto, Kenneth Smit, presidente de la especialidad de Energía Eléctrica de la Academia de Ingenieros, consideró: Si hoy se toma la decisión, entre cinco y siete años tarda la ingeniería y otros cinco años la construcción. En total, tardaría entre 10 y 12 años para que esté operando la central , comentó el experto.

Lo importante, dijo, es que este tema sea introducido como un programa dentro del Plan Nacional de Energía y se definan los planes concretos de cuántas plantas se tienen que construir y la capacidad que deberán tener.

Durante el Foro, Alex Loknov, experto de Energía Nuclear de la OCDE, y Pal Vincze, experto del Organismo Internacional de Energía Atónica, fueron cuestionados sobre la capacidad de entrega de reactores para la instalación de centrales nucleares, ya que hay cuellos de botella en los principales productores de reactores y esto podría ser un factor que podría desacelerar este sector, pues Japón tiene capacidad para producir dos y medio reactores por año; Corea, ocho reactores y Rusia dos reactores, comentaron los expertos.

[email protected]