Si el Plan de Negocios de Pemex se mantiene sin cambios, como lo planteó su director Octavio Romo, será inevitable una baja en la calificación de la petrolera por parte de Moody’s o Standard & Poor’s que ahora sí obligará a los tenedores de bonos de grado de inversión, a vender sus títulos, coincidieron analistas de BNP Paribas y Citibanamex.

“No hay nada sustancial sobre el alivio a la carga fiscal o esfuerzos de capitalización para la petrolera. Sigue enfocado en elevar la producción de petróleo sin un rol específico para la Iniciativa Privada en ningún segmento en específico, lo que en un momento de desaceleración económica como el evidente, es un riesgo”, consignó Joel Virgen, economista en jefe para México en BNP Paribas.

Si hubiera un nuevo recorte de Moodys o S&P en la nota de Pemex, que está, en ambas, en el primer nivel del grado de inversión, “sí se daría una venta masiva de bonos en los fondos con bonos de grado de inversión. El detonante será automático”, refirió en entrevista.

Analistas de Citibanamex dirigidos por Ernesto Revilla advirtieron que es inminente el recorte de calificación de Pemex y el soberano, lo que, anticipan, meterá presión al peso.

Sin embargo, consignaron que el diferencial de tasas mitigará la venta masiva de títulos.

De acuerdo con el análisis, la aplicación del plan que supone la capitalización de Pemex tendrá impacto en las finanzas públicas, lo que llevará a una revisión de la meta fiscal del presupuesto para 2020 que suponía un superávit ligeramente superior a 1% presupuestado para este año.

Ellos citan claramente que la probabilidad de una rebaja de calificación de Pemex por parte específicamente de Moody’s ha aumentado.

En el análisis de Cibitanamex, titulado “Plan de Negocios de Pemex ¿Eso es todo lo que tienes?”, los estrategas consignaron que no resuelve los principales problemas estructurales de la empresa “y confirma que el gobierno no entiende la naturaleza de las dificultades de la petrolera, ni la importancia de su fragilidad para las finanzas públicas”.

Citibanamex destacó que las inyecciones de capital que planea otorgar el gobierno a Pemex, de 7,400 millones de pesos en tres años, es “muy decepcionante” pues se requieren en realidad entre 10,000 y 15,000 millones de dólares por año.

Por su parte, el economista de BNP Paribas anticipa también un recorte en la nota soberana, al converger dos escenarios: el plan de Pemex y la desaceleración económica. Este contexto apunta a que otra calificación converja con la de Fitch, que se encuentra en “BBB”.