El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, admitió que están ocurriendo “robos francos y abiertos” de medicamento en el sector público, por lo que acusó un “sabotaje” en instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que recién sufrió un robo de vacunas contra la Influenza.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, admitió que “efectivamente teníamos informes de venta ilegal de la vacuna contra la influenza. ¿Por qué el martes no dijimos nada? Porque estábamos haciendo las denuncias a los cuerpos de seguridad. Si anticipabamos información vulneramos el operativo de seguridad”.  

“Hemos detectado robos, francos, abiertos, en este caso a una de las instalaciones del IMSS. Pero existe otra modalidad que es el robo hormiga al interior de las instituciones; existe sabotaje, existe alguien, en proceso de investigación, puede ocurrir en más de una unidad, puede ocurrir en almacenes centrales, periféricos, en puntos de servicio. Hay quien extrae vacuna del sector público y la vende a entidades privadas, que van desde consultorios individuales hasta estaciones de vacunación, unos que les llaman centros de vacunología privados”, dijo el Subsecretario.

“Hemos detectado ya documentación sobre cotizaciones de venta, hemos detectado anuncios: póngase esta vacuna y si la quiere, entre 500 y 800 pesos”, refirió.

Recordó que uno de los medicamentos que han sido robados es la vacuna Vaxigrip. “Si la paga, es un acto ilegal, nadie debe pagar por la vacuna Vaxigrip; quien la paga esta contribuyendo a un delito, quien la venda está cometiendo un delito”, advirtió.  

El subsecretario de Salud alertó que el medicamento Fluzone Quadrivalent, aún no está disponible a la venta en nuestro país, ya que están en proceso de liberación en Cofepris.

Resaltó que antes del 1 de noviembre no estará a la venta en el país, por lo que llamó a la población a no dejarse engañar sobre este medicamento.

jorge.monroy@eleconomista.mx