Los nuevos esquemas para licitar, construir y operar infraestructura energética en el país, derivados de las reformas del 2014, han logrado comprometer inversiones privadas por 69,604 millones de dólares mediante 170 contratos firmados en las rondas de adjudicación de campos petroleros y los contratos para la construcción y operación de gasoductos, reconocimiento y exploración sísmica y energías limpias en las subastas eléctricas, además de los nueve por firmarse en aguas profundas y el farmout de Pemex en Trión.

Éstos involucran a 112 empresas. En exploración y producción de hidrocarburos, hay 30 contratos firmados de las primeras tres licitaciones y antes de marzo quedarán listos los ocho de aguas profundas y el de la asociación de Pemex, involucrando a 48 empresas nuevas en total con inversiones para los próximos 25 años de 48,771 millones de dólares.

Con las tres licitaciones que llevaremos a cabo entre junio y julio, yo espero que de los 39 contratos podemos llegar a por lo menos 50 contratos a julio , dijo el secretario de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, durante su participación en el foro Energy México 2017, lo que implica que de los 41 contratos en concurso en las tres fases de la Ronda Dos, espera un mínimo de 11 adjudicaciones o 27% de éxito.

En adquisición de información sobre las reservas de hidrocarburos, hay 44 contratos vigentes con la Comisión Nacional de Hidrocarburos que involucran inversiones de 2,000 millones de dólares. Los gasoductos anclados a la operación de la Comisión Federal de Electricidad y a la de Pemex cuentan con 22 nuevos contratos y una inversión de 12,233 millones de dólares.

Con respecto al pendiente de la reforma que representó la migración de los contratos integrales para la exploración y producción en campos hacia el nuevo régimen, ésta ha presentado dificultades por falta de voluntad de las partes y porque no fueron diseñados para migrar, dijo el director general de Pemex, José Antonio González Anaya.

kgarcia@eleconomista.com.mx