Algunos indicadores en México ya reflejan síntomas de un menor dinamismo y si no se toman medidas que estimulen el mercado interno, podría verse comprometida la expectativa de crecer a tasas cercanas a 5.0%, consideró el CEESP).

Es fundamental que se genere el entorno más amigable posible para estimular la inversión productiva, tanto pública como privada, afirmó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

"A final de cuentas, este es el principal motor del crecimiento económico y la principal fuente de generación de empleos bien remunerados', aseveró el organismo de investigación del sector privado.

En su reporte semanal 'Análisis económico ejecutivo', comentó que el Departamento de Comercio de Estados Unidos corrigió al alza la cifra de crecimiento del primer trimestre del año de ese país de una variación anualizada de 1.8% a 1.9 por ciento.

En tanto, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, confirmó que la actividad económica de ese país se desacelera, lo que propició que el pronóstico de crecimiento para todo 2011 se ajustara a la baja de un rango de entre 3.1 a 3.3% a uno de 2.7 a 2.9 por ciento.

Sin embargo, precisó, las autoridades monetarias estadounidenses no tienen previstos estímulos adicionales, posiblemente porque consideran que no hay indicios de un nuevo periodo recesivo, sino que este entorno será transitorio y la economía seguirá creciendo.

Pese a ello, la evolución de diversos indicadores como la producción industrial, el empleo y el sector inmobiliario, reflejan que aun cuando esto suceda, el ritmo de avance seguirá siendo lento, incluso frustrante como lo mencionó Bernanke.

'En este contexto, es obvio que a pesar de que la economía retome un ritmo de crecimiento mucho más rápido, el tiempo para lograr recuperar lo perdido en la crisis podría extenderse por varios años', afirmó el CEESP.

Advirtió que en este entorno, la situación para México también se complica, toda vez que la actividad productiva de nuestro país sigue dependiendo en un elevado porcentaje de la evolución de la economía estadounidense.

Algunos indicadores de México ya comienzan a reflejar síntomas de un menor dinamismo, como la actividad industrial y el ritmo de creación de empleos formales. "La situación se puede complicar si no se instrumentan medidas que estimulen el mercado interno", alertó.

Apuntó que la evolución de las ventas no es el más dinámico que se esperaba, de hecho se ha estabilizado en niveles de crecimiento moderados, lo cual puede estar reflejando la cautela de los consumidores ante una expectativa de menor crecimiento en la segunda mitad del año.

"El hecho es que si este entorno se mantiene por más tiempo, la expectativa de crecer a tasas cercanas a 5.0% podría verse comprometida", añadió el organismo.

apr