El mayor proveedor de equipos fotovoltaicos en el mundo, la china Trina Solar, tiene planes para llegar a los sectores doméstico y comercial a más tardar en dos años en el país, que es uno de sus principales mercados en crecimiento del mundo y donde espera competir mediante avances tecnológicos que pueden incluir almacenamiento en pequeña escala, instalaciones aisladas de la red y costos eficientes obtenidos mediante proveeduría local.

Rongfang Yin, vicepresidente ejecutivo global de Trina Solar, explicó que en entrevista durante su visita a México que el país cuenta con potencial para convertirse en uno de sus mercados principales, junto con Australia, Brasil y Estados Unidos, por lo que luego de consolidar su estrategia como proveedor de equipos terminados en parques fotovoltaicos de gran escala, incursionará en la venta de techos solares ya sea mediante generación distribuida, con tecnología de almacenamiento de energía e incluso sin conexiones a la red, como lleva más de una década posicionándose en Europa y Asia.

“En China ya no pretendemos crecer por lo que ahora nuestro enfoque será llegar a los mercados emergentes con potencial como es México, que se ha convertido en nuestro centro de operaciones para toda Latinoamérica y donde queremos llegar a abarcar 20% del mercado, como lo hacemos en otras latitudes”, dijo.

Por lo pronto, Trina Solar tiene instalados casi 730 megawatts mediante sus soluciones en distintos parques del país en Aguascalientes, Jalisco y Zacatecas, ya que gracias a que de la mano de socios desarrolladores como IEnova y por cuenta propia ha ganado proyectos en las recientes subastas de largo plazo para el suministro en el país.

Con todo en la cuarta subasta

De ahí que la gigante china participará de manera muy activa en la cuarta subasta de largo plazo para suministro de energía primordialmente renovable cuyo fallo será el próximo 14 de noviembre y donde, además de la Comisión Federal de Electricidad, están inscritos cinco compradores más que pretenden adquirir energía para el suministro en México.

“Nos emociona, como los procesos anteriores, porque el potencial fotovoltaico de México es muy importante”, dijo, “las subastas como las que hemos visto en México han permitido que la energía fotovoltaica compita verdaderamente con el resto de las fuentes de generación y gracias a estos mecanismos de mercado las compañías hemos tenido incentivos para innovar y reducir costos”.

A pesar de que precios spot de componentes de los páneles solares han sufrido incrementos —como el caso del silicio que representa hasta 18% del costo del pánel— los ahorros en eficiencias que ha logrado la industria en el último año pueden dar la sorpresa con ofertas incluso más bajas que las del año pasado en este nuevo proceso que conduce la Comisión Reguladora de Energía.

kgarcia@eleconomista.com.mx