El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, afirmó que el tren de pasajeros México Toluca podrá iniciar operaciones comerciales a finales del primer semestre del 2019 y que a la fecha se tiene registro de un avance físico de 80 por ciento.

A pesar de que originalmente se planeó su inauguración para diciembre del año pasado, el funcionario se mostró satisfecho de los resultados a la fecha: Se inició en junio del 2015, llevamos tres años y en opinión de los expertos es un tiempo récord. Traemos un buen tiempo de constricción.

Sobre el costo de la obra, que en el 2014, cuando se presentó el proyecto era de 35,000 millones de pesos, dijo que su valor inicial fue de 44,000 millones de pesos y ahora suma 52,000 millones de pesos. “La diferencia es por la inflación, variación de tipo de cambio, cambio de trazo (íbamos primero por Vasco de Quiroga y ahora vamos por la barranca). Son adecuaciones que se hacen en este tipo de proyectos (...) Vamos en un costo razonable de acuerdo a lo programado”, agregó luego de haber atestiguado la salida de una de las dos tuneladoras que trabajaron en la zona de La Marquesa.

En rueda de prensa, el funcionario refirió que en septiembre iniciarán las pruebas operativas en el tramo Zinacantepec-Santa Fe y que en diciembre estará concluida al 100% la obra civil del tramo ubicado en la Ciudad de México (conexión Santa Fe-Observatorio). Y luego de que se instalen los equipos electromecánicos los equipos técnicos decidirán el tiempo en el que podrán subirse pasajeros.

A la fecha, no se tiene definido el costo del tren que recorrerá una distancia de 58 km, aunque se prevé que rondará los 80 pesos.

En la visita a la zona de trabajos, el titular de la SCT estuvo acompañado del jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Francisco Guzmán Ortiz, y de la subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott Pérez. En su momento, Bernardo Quintana, presidente de ICA, empresa que tiene a su cargo el biotúnel, destacó el tiempo récord, 18 meses, en que se hizo el primer túnel, a pesar de las complejidades que enfrentaron.

“La salida de la máquina es impresionante. Ya está conectado este tramo y es un éxito. Fue un túnel muy complicado con una variedad de suelos amplia, ya que cada suelo requiere una adaptación de la máquina. Tenemos que destacar que los trabajos fueron realizados principalmente por mexicanos”, agregó el empresario.

empresas@eleconomista.mx