Querétaro, Qro. Tras cinco años de la suspensión indefinida del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, podría materializarse bajo la participación de la Iniciativa Privada (IP), a lo cual la Federación conferiría el proyecto, debido a que no cuentan con los recursos para ejecutarlo.

El tren se materializaría mediante una sociedad con el sector privado, puesto que el gobierno federal no podría ejecutar unilateralmente las obras, debido a que carece de fondos para llevarlo a cabo y tampoco podría concluirlo antes de que termine el actual sexenio (2018-2024), expuso el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Por tanto, calificó como extraordinario que se destrabe el proyecto y que propicie retomar la red ferroviaria del centro del país, vinculando a Querétaro con estados de la región como Guanajuato y San Luis Potosí.

“Hay la posibilidad, también es una historia larga de corrupción, pero sería extraordinario que se pudiese concretar el proyecto del Tren México-Querétaro, Querétaro- Guanajuato o Querétaro- San Luis, que fue el centro ferroviario de México durante mucho tiempo. Ahí solamente que se busque una sociedad, ahora que se está hablando de la participación de la IP en algunas obras, no descartamos la posibilidad; el Estado no podría, me refiero al gobierno federal, no podríamos nosotros hacer esa obra porque además de los recursos, que no los tendríamos, no nos alcanzaría el tiempo y no queremos dejar nada sin terminar”, declaró.

La condición del gobierno federal -para ceder el proyecto a la IP- es que el tren tenga como objetivo principal la movilización de pasajeros, debido a que las concesiones ferroviarias han sido utilizadas para transportar cargas, también condicionó que el sistema de traslado sea moderno.

El titular del Poder Ejecutivo federal argumentó que la carretera México-Querétaro requiere un sistema que optimice la transportación de pasajeros, al ser una de las principales vialidades del país y de las más transitadas.

 

“Una empresa particular podría hacerlo; ahí sí, con la condición de que fuesen trenes de pasajeros -y modernos- pero sí se justifica, esta carretera debe ser la más transitada de todo el país, entonces sí amerita un medio de transporte que se tenía antes, pero precisamente por las privatizaciones se crearon sólo trenes de carga”, puntualizó.

 

Después de haber sido planteado como uno de los objetivos de infraestructura vial de la pasada administración -presidida por Enrique Peña Nieto-, desde el 30 de enero del 2015, el tren fue suspendido indefinidamente, con el argumento de evitar el impacto que el proyecto generaría a las finanzas públicas, tanto en el ejercicio fiscal del 2015 como el del 2016.

Al surgimiento de la propuesta de construir un tren que vincule a la capital del país con Querétaro, surgieron controversias y cuestionamientos relacionados con los procesos de licitación; aunado a que el proyecto se frenó en medio de cuestionamientos por presuntos actos de corrupción.

El 5 de febrero del 2019, el entonces secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, manifestó que el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro se mantenía en la cartera de proyectos de infraestructura del gobierno federal, estimando que requeriría una inversión de cerca de 50,000 millones de pesos.

En octubre del 2019, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, manifestó que la administración federal ya cuenta con un proyecto ejecutivo del tren; en esa fecha ya se analizaba que el proyecto se ejecutara bajo un esquema de Asociación Público- Privada.

Entorno a la indefinición del tren México-Querétaro, los gobiernos estatales de Querétaro y Guanajuato han planteado que se cree un tren interurbano que vincule a las entidades.

Entre las alternativas que han propuesto los estados, es que el tren interurbano de León, Guanajuato, es otro de los proyectos que enlazaría a ambas entidades, posibilitando que este tren se extienda hasta Querétaro.

También, a través de la Alianza Centro-Bajío-Occidente, se ha propuesto al gobierno federal que el TAV México-Querétaro se expanda a Guanajuato y Jalisco.

Características

El Análisis Costo-Beneficio del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro -publicado en abril del 2014- expone que uno de los objetivos del proyecto es mejorar la movilidad entre las ciudades de México y Querétaro, por medio de la construcción de un tren de pasajeros de alta velocidad, reduciendo el tiempo de viaje a una hora entre ambas ciudades.

De acuerdo con el documento Memoria documental “Construcción del Tren Rápido Querétaro-Ciudad de México”, expuesto por la SCT -y que documenta características del proyecto del 2012 al 2018- detalla que la ubicación del proyecto consideraba las zonas centro del país, con un trazo entre Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo y Querétaro.

Entre las características generales del proyecto -expone el documento- se describe como un tren eléctrico de alta velocidad, el primero de su tipo en el continente americano, con un trazo de 210 kilómetros, de los cuales 15.9 kilómetros son en viaducto y 11.6 kilómetros en túnel; contemplaba dos terminales, una en Buenavista y la otra en la ciudad de Querétaro; correría a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora, completando el recorrido en 58 minutos.

Los principales beneficios identificados en el estudio son el ahorro en el tiempo de viaje, reducción en costos de operación vehicular, ahorros por inversiones futuras en infraestructura ferroviaria, liberación de recursos y ahorros por emisiones de CO2.

estados@eleconomista.mx