La japonesa Toyota dijo este lunes que está preparando el reinicio gradual y ordenado de sus operaciones en los estados de Baja California y Guanajuato, aplicando protocolos y medidas de seguridad sanitaria para evitar que sus trabajadores se contagien de coronavirus Covid-19.

En México, Toyota cuenta con dos plantas de manufactura, en Baja California y Guanajuato. En el primer bimestre del año Toyota registró la producción de 27,685 unidades, lo que significó una caída de 18.1%, comparado con el mismo periodo del año anterior.

"Esta etapa contempla la implementación de protocolos y medidas de seguridad sanitaria, así como de actividades de capacitación y pruebas de producción que permitan la adaptación a los nuevos estándares", explicó, sin detallar fechas. "La seguridad y salud de nuestros asociados es nuestra prioridad", dijo un portavoz de Toyota a Reuters.

La semana pasada la también japonesa Honda comenzó a reanudar de forma progresiva sus actividades en las plantas que tiene en los estados Guanajuato y Jalisco.

El Gobierno incorporó el 12 de mayo a la industria automotriz, que emplea un millón de trabajadores en el país, al listado de actividades económicas esenciales que pueden realizarse a pesar de que persisten las medidas de confinamiento social para frenar la propagación del virus.

El permiso para reabrir el sector automotor, junto con el minero y el de la construcción, rige a partir del 1 de junio y se dio en medio de presiones de las multinacionales de esa industria con inversiones en México y las autoridades de Estados Unidos para que las dos naciones vuelvan a poner en marcha de forma coordinada las cadenas de producción de ese negocio.