Estados Unidos tiene una alta de pendencia de las llamadas tierras raras, originarias de China para producir electrónicos, lo que adquiere un valor estratégico en el contexto de la guerra comercial que libran ambas potencias.

China es el mayor productor y exportador mundial de una serie de materiales críticos, incluidas las tierras raras, un grupo de 17 elementos (metales), cuyas propiedades únicas los hacen críticos en una variedad de tecnologías avanzadas.

La tierras raras se utilizan en pequeñas cantidades para una variedad de aplicaciones económicamente significativas (por ejemplo, computadoras portátiles, teléfonos celulares, vehículos eléctricos y tecnologías de energía renovable) y aplicaciones de defensa nacional. De acuerdo con datos del Congreso estadounidense, casi las tres cuartas partes de las importaciones de materiales de tierras raras de Estados Unidos provinieron de China en el 2018, medidas en valor.

El 17 de mayo del 2019, la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés) publicó un aviso en el Registro Federal con una cuarta fase propuesta de productos importados de China que podría estar sujeta a aranceles de 25 por ciento. El aviso especificaba que los materiales de tierras raras (y otros productos) serían excluidos de la lista.

El mismo día, el presidente chino, Xi Jinping, visitó una empresa en la provincia china de Jiangxi que produce imanes de tierras raras. Algunos vieron esto como una advertencia velada a Estados Unidos de que China podría restringir futuras exportaciones de tierras raras a Estados Unidos si el actual conflicto comercial se intensificara aún más.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, programa poner en vigor esa cuarta fase a partir del próximo 1 de septiembre.

Trump amagó este viernes con cancelar una ronda de negociaciones con China sobre la guerra comercial.

“Ya veremos si mantenemos o no nuestro encuentro en septiembre. Si lo hacemos, está bien. Si no, también está bien”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca.

En el 2017, también según datos del Congreso estadounidense, Estados Unidos no tenían producción primaria de 22 minerales y se limitaban a la producción de subproductos de cinco minerales en la lista de minerales críticos.

Por el contrario, Estados Unidos es un productor líder de berilio y helio, y existe una producción primaria de otros nueve minerales críticos en Estados Unidos.

A su vez, China se clasificó como el principal productor mundial de 16 minerales y metales clasificados como críticos. Aunque no hay productores únicos de monopolio en China, como nación, ese país asiático es un productor dominante o casi monopolista de itrio (99%), galio (94%), magnesio metal (87%), tungsteno (82%), bismuto (80%) y elementos de tierras raras (80 por ciento).

Estados Unidos depende 100% de las importaciones de 14 minerales en la lista de minerales críticos (aparte de una pequeña cantidad de reciclaje). Estos minerales son difíciles de sustituir por insumos en la economía de Estados Unidos. Al mismo tiempo, Estados Unidos tiene más de 75% de importación y depende de otros 10 minerales críticos: antimonio, barita, bauxita, bismuto, potasa, renio, teluro, estaño, concentrado de titanio y uranio.

En el 2018, China fue la mayor fuente de importaciones de tierras raras del mercado estadounidense en términos de cantidad, con 12,557 toneladas métricas (74% del total). También China fue su mayor proveedor de estos productos en términos de valor, con 82 millones de dólares (56%) del total. Las tierras raras consisten en 17 elementos (metales) que cuentan con características únicas, como magnetismo, luminiscencia y resistencia. Tienen una amplia gama de usos.

Contrariamente al nombre, las tierras raras no son raras. Más bien, son relativamente abundantes en la corteza terrestre, pero están muy dispersas y generalmente se encuentran mezcladas en otros depósitos. Esto hace que sea difícil encontrarlas en una concentración lo suficientemente alta como para extraerse y separarse económicamente.

Estados Unidos fue una vez un importante productor de tierras raras desde mediados de la década de 1960 hasta finales de la década de 1980, cuando China se convirtió en un importante productor de bajo costo y exportador de tales elementos. Esto, entre otros factores, hizo que muchos mineros y productores de Estados Unidos se retiraran del mercado.

¿Qué son las tierras raras?

  • Las tierras raras consisten en 17 elementos (metales): escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio), que cuentan con características únicas, como magnetismo, luminiscencia y resistencia.
  • Contrariamente al nombre, las tierras raras no son “raras”. Más bien, son relativamente abundantes en la corteza terrestre, pero están muy dispersas y generalmente se encuentran mezcladas en otros depósitos. Esto hace que sea difícil encontrarlas en una concentración lo suficientemente alta como para extraerse y separarse económicamente.
  • La tierras raras se utilizan en pequeñas cantidades para una variedad de aplicaciones económicamente significativas (por ejemplo, computadoras portátiles, teléfonos celulares, vehículos eléctricos y tecnologías de energía renovable) y aplicaciones de defensa nacional.

[email protected]