La española Telefónica, en carrera por ganar el control de la mayor operadora de telefonía móvil de Brasil, buscará que el Parlamento portugués anule un polémico veto que bloqueó su objetivo, dijo una fuente cercana a la empresa.

Lisboa bloqueó el miércoles la oferta de Telefónica por la mitad de la firma que controla a la brasileño Vivo, que está en manos de Portugal Telecom (PT).

El veto llegó horas después de que Telefónica mejoró su propuesta a 7,150 millones de euros (5,767 millones de dólares), una decisión que había ganado el apoyo de la amplia mayoría de los accionista de PT.

"Claro que tienen (el gobierno portugués) que cambiar de idea. El daño que se hace a Portugal es imparable pero también por la inseguridad jurídica que se abre y también por el daño a la Unión Europea misma", dijo la fuente.

"Se están trazando caminos de todo tipo (por parte de Telefónica (...) pero vamos a ver qué dice la Unión Europea el 8 de julio", agregó la fuente.

Se espera que ese día los tribunales europeos se pronuncien sobre la legalidad del uso de la "acción de oro" por parte de un gobierno para impedir una adquisición empresaria.

Telefónica controla Vivo conjuntamente con PT, pero lleva tiempo queriendo hacerse con toda la sociedad para crecer en Latinoamérica al haber alcanzado la madurez su negocio europeo.

El directorio de PT se opuso a la oferta de Telefónica, argumentando que no refleja el valor real de Vivo.

El primer ministro socialista de Portugal, Jose Sócrates, ha dicho repetidamente en las últimas semanas que Vivo es un activo estratégico para PT y que la compañía lusa tiene que mantener su dimensión internacional.

Inversionistas confundidos

La decisión del miércoles de Lisboa ha confundido y alarmado a los inversores.

Algunos de ellos han dicho que PT había dado a entender que la acción de oro no puede usarse en este caso ya que no estaba en juego el cambio de control de PT.

El gobierno portugués repitió el jueves que está convencido de la legalidad de su decisión.

El directorio de PT está buscando asesoramiento legal ante el movimiento del gobierno luso.

"El consejo cree que la venta de un activo estratégico es una decisión del consejo y no de los accionistas (...) Si la decisión legal apoya esto, entonces esperamos que se venda el activo, en línea con la mayoría de los votos", dijo Georgios Ierodiaconou, analista de ING en Londres.

Telefónica dijo el miércoles que había ampliado el período de aceptación de la oferta por Vivo hasta el 16 de julio, una medida destinada a permitir un cambio de opinión después de la decisión del Tribunal de Justicia Europeo el 8 de julio.

RDS