El desarrollo tecnológico en Estados Unidos es el principal factor que ha reducido el empleo en las manufacturas de ese país con 80%; algo que difícilmente logrará resolver el presidente Donald Trump, y mucho menos cerrando sus fronteras, advirtió Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Por ello, planteó la integración de proveedores entre México y Estados Unidos, más que desintegrar cadenas de valor. Hay que tener en cuenta que la estrategia más sensata para no afectar el consumo se logra teniendo acceso a bienes baratos. Vigorizar el intercambio comercial mediante una más eficiente integración de proveedores, más que ir en contra del comercio estadounidense, podría ser un factor importante para compensar su déficit externo , refirió el especialista.

Foncerrada indicó que un estudio de Brookings demuestra que en 1980 se requerían 25 trabajadores para producir 1 millón de dólares de productos en Estados Unidos, actualmente sólo se necesitan cinco empleados, lo cual indica que la tecnología ha suplido a los trabajadores.

Explicó que el enfado de Trump con relación a los resultados del intercambio comercial entre los Estados Unidos y México es que el saldo comercial favorece a nuestro país en cerca de 60,000 millones de dólares, argumentado que esto es resultado de negociaciones inequitativas que sólo han beneficiado a la economía mexicana, destruyendo fuentes de trabajo estadounidenses. Es cierto que existe un déficit con México, pero éste representa menos de 9% de su déficit total , opinó.

El director del CEESP comentó que de los 50 estados de la Unión Americana, 29 de ellos tienen como segundo y principal destino de sus exportaciones a México, lo que explica que los condados que votaron por Hillary Clinton representan 64% del PIB americano y los que votaron por Donald Trump sólo 34%, que son en su mayoría los condados rurales no manufactureros, pero que de igual manera disfrutan los precios bajos de las manufacturas y autos importados.

Un análisis de la Cámara de Comercio Americana refiere que cerca de seis millones de puestos de trabajo estadounidenses están relacionados con el comercio con México, mismos que podrían verse afectados si se concretan las barreras comerciales.

lgonzalez@eleconomista.com.mx