El futuro de la energía mediante fuentes renovables tendrá dos incentivos que permitirán alcanzar 35% de generación a través de fuentes limpias: los derechos financieros de transmisión (DFT) y las nuevas posibilidades que ofrece el marco legal en la generación distribuida, actividad que se incrementará hasta nueve veces en cinco años, coincidieron autoridades y empresarios del sector.

De acuerdo con el director general del Centro Nacional de Control de Energía, Eduardo Meraz Ateca, este año se llevará a cabo la primera subasta de DFT eléctrica nacional, un instrumento financiero de cobertura tipo swap que fungirá como cobertura en caso de saturación de la red.

En el marco del Mexico International Renewable Energy Congress (MIREC), el comisionado de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo Zúñiga, explicó a El Economista que el gobierno emitirá la convocatoria para que los interesados adquieran estos instrumentos a un precio unitario, como bonos, y una vez que arranque su mercado, se realizarán intercambios, típicamente entre comercializadores y generadores, de estas apuestas a futuro, con el fin de que en momentos de mayor uso de la red, los usuarios obtengan ganancias por la energía que no lograron transportar.

Por su parte, el director de Coordinación Eléctrica de la Secretaría de Energía, Jeff Thomas Pavlovic, detalló que si bien estos derechos de transmisión fueron copiados de un mercado maduro como el del este de Estados Unidos, la novedad en el modelo mexicano será que en lugar de determinar horas pico por día de la semana se realizará por franjas de cuatro horas arrancando desde las 00:00 horas diariamente los 365 días del año, lo que volverá muy dinámico este mercado en el mediano plazo.

Energía distribuida va por red

A la energía del suministro básico y el mercado en la red se sumará de manera exponencial la energía distribuida, para usuarios de menos de 0.5 megawatts para usos propios, como páneles fotovoltaicos en los techos, en un circuito que se conecta a la red con un medidor bidireccional para inyectar energía en las horas de generación y tomarla durante la noche, por ejemplo, con lo que el cobro del recibo de uso trae el descuento de lo que se inyectó, mediante el instrumento de net metering, actividad que pasará de los actuales 16,986 permisos que ha otorgado la CRE a poco más de 152,000 en el 2020.

De acuerdo con Alberto Valdés Palacios, presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), en México existen cerca de 450,000 usuarios de tarifa doméstica de alto consumo (DAC).

[email protected]