Las empresas Monsato y PHI México presentaron ante el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), dependiente de la Sagarpa, cinco solicitudes comerciales para la siembra de maíz genéticamente modificado resistente a insectos, según el reporte de septiembre de la dependencia.

Aún cuando se estima que no saldrán las autorizaciones para que las empresas avancen en el proceso de comercialización de maíz transgénico en esta administración, se presentaron las solicitudes en el mes de septiembre y se suman a un total de 47 ya registradas que se encuentran en diferentes estatus (piloto y experimental).

De acuerdo con Enrique Sánchez Cruz, director en Jefe de Senasica: Si los tiempos agrícolas no dan por la circunstancia del tiempo que se requiere para el análisis, es lógico que no se va a poder sembrar para el ciclo otoño-invierno, si las condiciones de clima y tiempo de ciclo y siembra dan y todo lo demás coincide con el análisis de riesgo, pues se darán los permisos, ese es el reto que tenemos, hacer coincidir los resultados con los lapsos agrícolas que son muy precisos en la naturaleza .

Monsato registró sus dos solicitudes el pasado 7 de septiembre para realizar la fase comercial en el estado de Sinaloa, cada uno por 700,000 hectáreas, para los municipios de Ahome, Angostura, Culiacán, El Fuerte, Elota, Guasave, Mocorito, Navolato, Salvador Alvarado y Sinaloa de Leyva.

En tanto, la empresa PHI México pidió tres permisos de 351,284 hectáreas cada una en Tamaulipas, para los municipios de Camargo, Gustavo Díaz Ordaz, Matamoros, Miguel Alemán, Reynosa, Río Bravo, y Valle Hermoso.

Sánchez Cruz manifestó que no se tiene la certeza de que salgan estos permisos que se requerirían para el ciclo otoño-invierno, lo cual representaría un retraso de prácticamente un año, por la zona en la que se pidieron, pues los estados elegibles para la siembra no coinciden con el ciclo primavera-verano , y destacó que es indispensable cumplir con los mandatos de la ley, que forman parte de un esquema muy controlado e interdisciplinario.

Cabe recordar que, recientemente, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria dio luz verde al Acuerdo por el que se determinan puntos en que podrá cultivarse maíz genéticamente modificado y aprobó continuar con las siembras de maíz transgénico aunque acotadas.

En el dictamen se da por admitida la información que presentó la Sagarpa para el uso de biotecnología en 26 distritos de riego, que abarcan 2.1 millones de hectáreas en Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Chihuahua, Comarca Lagunera, Nuevo León, Baja California Norte y Sur, que podrían aumentar su producción hasta en 245,000 toneladas con semillas transgénicas.

pmartinez@eleconomista.com.mx