Tras señalar que el contrato colectivo de trabajo de la planta de Silao, Guanajuato de General Motors “es un contrato de protección”, líderes sindicales nacionales e internacionales, así como trabajadores, hicieron un llamado a dar por terminado, de manera definitiva, dicho convenio, por lo que demandaron el respeto al voto de los trabajadores de la empresa y de las autoridades laborales mexicanas.

Georg Leutert, del sector automotriz de IndustriALL Global Union, declaró que “los sindicatos de CTM tienen una falsa idea de que el sindicalismo, este no es un negocio, un sindicato es un organismo colectivo para defender los derechos de los trabajadores, no es más que eso. El conflicto con GM sigue el modelo inaceptable, el CTM quiere defender el contrato de protección y la mayoría de los trabajadores quieren votar por un sindicato libre e independiente”.

En ese sentido, hizo un llamado a General Motors, “industria con altos valores corporativos que incluyen los derechos fundamentales de la OIT de asegurar el voto libre, secreto y directo; lo que significa una posición neutral, sin influir a los empleados, antes, durante del proceso electoral”, lo mismo instaron a las autoridades mexicanas para que se garantice que el voto será libre.

En su turno, Jerry Dias, presidente de la Unifor -sindicato que encabeza la denuncia en contra de México por la denegación de los derechos laborales a los trabajadores de GM- recordó que “el primer paso para lograr detener a los sindicatos blancos es que nos movimos rápido, le mandamos una carta a la Secretaría del Trabajo de México y al presidente de GM, y nos complació la respuesta de que se iban a detener las votaciones y se iban a posponer par el día después”.

Destacó que ya se empezaron líneas de investigación, de la misma manera que las respectivas investigaciones sobre los asuntos de empresas. “Tras 27 años los trabajadores mexicanos han estado luchando en contra del sistema que simplemente es horrible para ellos, y ahora con el apoyo de los E.U y Canadá, el momento es ahora de arreglar lo que siempre ha estado mal”.

Israel Cervantes, ex trabajador y creador de Generando Movimiento, confió en que los trabajadores volverán a emitir su voto en contra del sindicato de la Confederación de Trabajadores de México que lidera Tereso Medina.

Cabe señalar que este es el primer proceso de legitimación de contrato en el que se presentaron inconformidades e irregularidades desde su inicio en mayo de 2019, y que forma parte de la implementación y obligaciones de la reforma laboral y del T-MEC.

Frente común

Convocados por la Federación de Sindicatos Independientes de las Industrias Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático, FESIIAAAN, todas las organizaciones se sumaron para demandar el cumplimiento de la libertad de los trabajadores para emitir su voto de manera transparente.

En ese sentido, denunciaron que “antes de que siquiera se emita convocatoria a la nueva consulta, han implementado un operativo al interior de la planta, en los autobuses de traslado de personal, en reuniones de inducción del voto, para presionar y amenazar a las y los trabajadores con despidos, perder las prestaciones que tienen en el contrato colectivo de trabajo, el cierre de la planta, entre otras formas para inhibir el voto por el no”. Por ello, estarán como observadores del proceso que deberá realizarse en las próximas semanas, o podría quedar totalmente cancelado el contrato colectivo de trabajo.

pilar.martinez@eleconomista.mx