El Pleno del Senado de la República aprobó en lo general con 65 votos de Morena y aliados; 47 votos en contra del PAN, PRI, MC y PRD y seis abstenciones la minuta que reforma la Ley de Hidrocarburos, cuya iniciativa fue propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante la discusión en lo general, senadores de la oposición se manifestaron abiertamente en contra de los cambios aprobados previamente por la Cámara de Diputados, prácticamente sin cambios respecto del proyecto presidencial, y advirtieron de que son inconstitucionales.

En su turno, Ricardo Monreal Ávila, coordinador del grupo parlamentario de Morena, la fuerza política que representa la mayoría legislativa, puso énfasis en que la enmienda tiene como propósito combatir el mercado ilícito de combustibles y en que no viola la Constitución ni instrumentos internacionales, entre otros el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Mediante siete artículos transitorios, el decreto establece que todos aquellos permisionarios que pudieran ser perjudicados en su esfera jurídica y sus derechos, podrán solicitar en el marco de la ley el pago de las afectaciones correspondientes.

“La autoridad competente procederá a la revocación de aquellos permisos que, a la fecha de entrada en vigor del presente decreto, incumplan con el requisito de almacenamiento determinado por la Secretaría de Energía conformea las disposiciones jurídicas aplicables’’, precisa el artículo cuarto transitorio.

El séptimo prevé: “A la entrada en vigor del presente decreto, la Comisión Reguladora de Energía y el Servicio de Administración Tributaria, en el ámbito de sus respectivas competencias, llevarán a cabo los actos conducentes para verificar el cumplimiento de las disposiciones aplicables en materia de medición de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos, de conformidad con lo previsto en las disposiciones jurídicas correspondientes’’.

Aprobado en lo general, inició la discusión del dictamen en lo particular de cada uno de los artículos reservados para su eventual modificación; se prevé que no prosperará ninguna propuesta.

rolando.ramos@eleconomista.mx

kg