En el caso de que México hiciera una mala renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Senado mexicano no la ratificaría, conjeturó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

“Si mi equipo no fuera un buen equipo y diera concesiones indebidas, pues va a ser muy sencillo y lo debe saber el negociador estadounidense: no va a pasar la prueba de ácido del Senado mexicano”, comentó en una entrevista radiofónica.

Guajardo ha descartado prácticamente que el TLCAN sea ratificado por la actual Legislatura del Congreso de México. Para aprobar de la renovación de este pacto comercial, se requiere del aval de tres cuartas partes del Senado de la República.

“Tienes que llegar a una conclusión, dados los pesos y contrapesos de una democracia, que la negociación tiene que ser la mejor posible en el interés del país para que sea sostenible en el proceso de aprobación y para que le sirva, en este caso, a México”, añadió Guajardo.

Los funcionarios de México, Estados Unidos y Canadá han concluido sólo nueve de 30 capítulos a negociar, quedando pendientes los asuntos más controvertidos, todos puestos en la mesa por el gobierno del presidente Trump y con el objetivo expreso de él de reducir el déficit comercial estadounidense con México y Canadá.

“Hay gente que dice que todavía hay flexibilidad de a lo mejor una semana más para que todo esto pueda ocurrir (un cierre preliminar de las negociaciones del TLCAN), manejando los tiempos”, dijo Guajardo.

Si ese acuerdo en principio se alcanzara el 26 de mayo, se podría firmar hasta el 26 de agosto, por los tiempos que exigen las leyes estadounidenses. “¿Tú crees que el Senado mexicano te va a aprobar un acuerdo en un periodo extraordinario, en cuatro días?”, cuestionó.

[email protected]