Sears Holdings Corp. se prepara para solicitar la protección por bancarrota del Capítulo 11 de la ley estadounidense en los próximos días, dijeron fuentes cercanas al tema, lo que arroja dudas sobre el futuro de lo que alguna vez fue el minorista más grande del mundo y que envío sus acciones a la baja.

La declaración de bancarrota terminaría con un enfrentamiento entre el Director Ejecutivo, Eddie Lampert, el mayor accionista y prestamista del la empresa, y un comité especial de la junta directiva que la compañía formó para considerar un plan de rescate que involucraría ventas de activos y una reestructuración de la deuda de la minorista.

El comité ha estado resistiendo el plan en medio de preocupaciones de que los acreedores y los accionistas demandarían por ser demasiado favorable para Lampert.

Lampert y el comité especial de Sears ahora aceptan que solo un proceso supervisado por el tribunal puede determinar el futuro de la compañía, dijo una fuente. Se están llevando a cabo conversaciones para organizar el financiamiento del deudor en posesión de una declaración de bancarrota que podría llegar en los próximos días, agregó la fuente.

Sears, el minorista más grande del mundo en la década de 1960, vendió todo, desde juguetes hasta piezas de automóviles y casas de venta por correo, y fue un inquilino clave en casi todos los grandes centros comerciales de los Estados Unidos. Ha sufrido en la última década porque no se especializó y fue superado por la competencia en línea de empresas como Amazon.com Inc y otros minoristas.

Las acciones de Sears bajaron un 31% hasta los 40.5 centavos por título en las operaciones de la tarde en la bolsa de Nueva York, lo que le dio a la compañía una capitalización de mercado de apenas 40 millones de dólares. 

La acción, que se negoció por encima de los 100 dólares hace una década, ha caído a menos de un dólar durante el presente año.

En septiembre, advirtió por segunda vez que podría salir del negocio, afectado por la caída del tráfico peatonal en sus tiendas físicas a medida que los clientes se desplazan en línea.

The Wall Street Journal informó el martes por la noche que Sears contrató a la firma consultora M-III Partners LLC para ayudar a preparar una declaración de bancarrota antes de que se realice el pago de una deuda de 134 millones de dólares el lunes, citando a personas familiarizadas con el asunto.

El minorista con sede en Hoffman Estates, Illinois, ha registrado siete años consecutivos de pérdidas y sus ventas no han aumentado desde la crisis financiera de 2008.

Lampert, quien también posee el fondo de cobertura ESL Investment Inc, propuso acuerdos para reducir la carga de la deuda de la compañía a 1,200 millones de dólares desde los 5,600 millones en septiembre. Lampert y ESL son los dos mayores accionistas de la compañía.

El comité especial de Sears había estado sopesando una oferta previa de Lampert para adquirir la marca de electrodomésticos Kenmore del minorista y su negocio de servicios a domicilio por hasta 480 millones de dólares.

En mayo, Sears dijo que planeaba cerrar 72 ubicaciones para fines del tercer trimestre para contener las pérdidas ante la creciente angustia financiera.

En otro intento por evitar la bancarrota, Sears el año pasado vendió su marca de herramientas Craftsman al fabricante de herramientas eléctricas Stanley Black & Decker por 900 millones de dólares.

Sears adquirió la cadena de descuento Kmart en un acuerdo de 11,000 millones de dólares diseñado por Lampert en el 2004.

Las acciones de los fideicomisos de inversión inmobiliaria expuestos a las propiedades de Sears también cayeron. Seritage Growth Properties, que tiene contratos de arrendamiento maestro en 230 tiendas Sears, cayó 4%, CBL & Associates Properties perdió 1.1% y Pennsylvania REIT bajó 0.5 por ciento.