La industria siderúrgica en México pagó 400 millones de dólares a Estados Unidos por 25% de arancel aplicado a las importaciones de acero bajo la medida 232, por un periodo de 11 meses, aunado al impacto negativo que enfrentó en la disminución de exportaciones, freno de inversiones, desempleo y menor capacidad de producción.

Máximo Vedoya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y Acero (Canacero), aplaudió la decisión de Estados Unidos de levantar la medida 232 contra México y Canadá. “Esta medida fue muy dañina para México, pues significó el pago de cerca de 400 millones de dólares en aranceles. Y generó, sólo en el primer trimestre de este año, una caída de 12% en las exportaciones”, reprochó en el marco de la 71 Asamblea de la Canacero.

El empresario precisó que la caída de 12% en valor de las exportaciones a Estados Unidos representó alrededor de 200 millones de dólares, considerando que los envíos fueron por 1,500 millones de dólares.

De acuerdo con datos de la Canacero, en el primer trimestre del 2018 se exportaron 998,619 toneladas de acero terminado al mundo, contra las 856,232 toneladas en el mismo lapso del 2019, lo que representa una caída de volumen de 14 por ciento. A Estados Unidos se envía más de 90% de la producción.

Una vez que se levantó la medida arancelaria, Máximo Vedoya pidió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador implementar un mecanismo de vigilancia a las importaciones del acero procedente de terceros países, a fin de no dar argumentos a que Estados Unidos vuelva a imponer el arancel.

Víctor Cairo, director general de ArcelorMittal, propuso aplicar en México la 232, con 25% de arancel a países con quienes no se cuenta con acuerdos comerciales como China, Rusia, entre otros, para evitar una competencia desleal.

Alonso Ancira, presidente del Consejo de AHMSA, se comprometió con las autoridades mexicanas a que, si se les da “protección” a los empresarios acereros para evitar triangulación de acero chino, podrían aportar 2% más al PIB, que implica más inversión, empleos y elevar la producción.

“Es fundamental que se creen las condiciones para que se mantenga un comercio sin aranceles entre México y Estados Unidos”, comentó el presidente de la Canacero.

Para esto, es clave tomar el compromiso de cumplir con el espíritu de lo acordado. Los principales desafíos que vemos en este sentido son: profundizar el sistema aduanero para seguir combatiendo el comercio desleal, el fraude y el transbordo. Además de encontrar un mecanismo ágil para monitorear las exportaciones de acero desde México a Estados Unidos, y así evitar un crecimiento desmedido de las mismas.

Explicó que dicha medida podría habilitar a Estados Unidos a imponer nuevamente barreras arancelarias, bajo el nuevo acuerdo.

“Monitorear las importaciones temporales, en particular desde países a los que EU tiene aplicado un arancel. Por ejemplo, en el primer trimestre del año, las importaciones de China han crecido 20% respecto al mismo periodo del año anterior”, señaló.

Los industriales que aglutinan a la Canacero pidieron mantener la salvaguarda actual de forma indefinida, e incluso evaluar subirla a 25% para países sin tratado de libre comercio. De esta forma, se igualaría a la de Estados Unidos, actuando de manera más efectiva como barrera regional.

Ante Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, y Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de Economía, el presidente de los acereros dijo que “tenemos en curso inversiones que alcanzan 2,400 millones de dólares, y que traerán nuevos empleos, mayor derrama económica y sustitución de importaciones, con plantas industriales de la más alta tecnología y producción local de aceros de alta especificación”, comprometió.

Durante muchos años, refirió, México y los países de la OCDE han crecido a tasas moderadas, en cambio, China acaparó la generación de riqueza y el empleo, porque consiguió atraer grandes flujos de inversión a su país, utilizando una política económica de subsidios.

Economía apretará medidas para evitar triangulación

La Secretaría de Economía y la industria siderúrgica mexicana acordaron implementar un mecanismo de monitoreo y vigilancia del comercio entre Estados Unidos y terceros países, en materia de acero para evitar caer en triangulación de productos procedentes de China o Rusia, y no se den motivos al gobierno de Donald Trump a que nos vuelva a imponer aranceles.

Así lo anunció Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de Economía, quien adelantó que buscará a sus contrapartes para que trabajen en el esquema de monitoreo de las importaciones procedentes de China, y con ello reforzar la competitividad de América del Norte.

“México se convirtió en primer socio de Estados Unidos. Somos esenciales el uno para el otro”, aseveró en el marco de la 71 Asamblea de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y Acero (Canacero). Este jueves se llevó acabo la primera reunión entre el gobierno y la industria acerera para definir acciones de vigilancia en las aduanas.

“Estamos trabajando con la Canacero para implementar el acuerdo México-Estados Unidos para la eliminación de la 232 y cómo vamos a vigilar que de los dos lados se respete el acuerdo y EU no vuelva aplicar la medida”, explicó en entrevista posterior.

Profundizó que se va a monitorear el comercio en el acero entre los dos y también en terceros países, fuera de la región.

Aunque los empresarios del acero solicitaron que se incremente la salvaguarda de 15 a 25% que aplica nuestro país a terceros países, la subsecretaria dijo que dicha medida será temporal y por tanto, esta propuesta no se integra.