Petróleos Mexicanos (Pemex) aseguró que el abasto de gasolinas y diesel se realizó con normalidad al arrancar el año, aunque unas 155 de las 11,400 estaciones de servicio, es decir, 1.3% de las existentes a nivel nacional, tuvieron bajos inventarios principalmente de gasolina Magna. En el día 1 de la flexibilización del precio de las gasolinas, los reportes que tiene Pemex es que en ninguna de las regiones en que dividen sus operaciones hay desabasto del combustible, pese a que el día 31 de diciembre hubo una fuerte sobredemanda.

Las estaciones de servicio con inventarios bajos, detalló la estatal, se concentraron en Querétaro, Puebla y San Luis Potosí, y luego de las alertas enviadas por los distintos empresarios están recibiendo prioridad en el reparto , sostuvo Pemex.

Entre las acciones que se llevan a cabo para un abasto suficiente y oportuno de gasolina, figuran el reordenamiento de rutas y el despacho permanente de combustibles en diversos turnos con entregas por ruedas adicionales a las que llegan en los ductos de reparto, tal como ocurrió durante la situación de desabasto de Premium de la segunda semana de diciembre.

Para evitar especulaciones o acaparamientos de combustibles en espera de que se libere el precio regionalmente a partir de marzo, además de que los precios máximos cambiarán con mayor constancia desde febrero de forma desigual en distintas zonas, Pemex exhortó a la población a denunciar, a través de la cuenta de Twitter @GasolineraPemex, cualquier expendio de combustible que no esté dando el servicio de manera correcta.

La estatal explicó que para ello es preciso proporcionar el número de la estación de servicio, el cual se ubica en el anuncio elevado correspondiente.

La bienvenida al aumento en el precio de la gasolina fue la realización de paros, marchas y bloqueos en diversas ciudades; entre otras, se tiene información del cierre parcial de carreteras, uno de ellos inició a las 11 de la mañana en la carretera México-Querétaro y se mantuvo hasta las 4 de la tarde. También por la mañana hubo un bloqueo en Ciudad Victoria, Tamaulipas; otro en Zihuatanejo, Guerrero, pero éste fue por parte de los transportistas.

Hubo uno más en Chihuahua, uno más en Puerto Peñasco, así como en Torreón, Oaxaca y Chiapas. Los reportes de los empresarios gasolineros son que hubo compras de pánico de la última semana y en muchos casos en producto que, por volumen, se vendería a más tardar en cinco días.

A pesar de ello, se desplegaron varios operativos de Pemex para mantener el abasto de manera regular en San Luis Potosí, Monterrey, Durango, Acapulco, Cuernavaca, Puebla y Ciudad de México, donde se presentaron fuerte picos de la demanda los días 30 y 31 de diciembre.

El aumento en el precio de la gasolina provocó que en la ciudad de México ocurrieran marchas, una de ellas fue en Paseo de la Reforma y otra más en Tlalpan; además, varios grupos hicieron protestas en estaciones de servicio, las cuales fueron bloqueadas a ratos.

Hay que destacar que en redes sociales se ha hecho un llamado para boicotear la venta de gasolina los días 2, 3 y 4 de enero; hacer bloqueos a las gasolineras el día 2 y hay dos peticiones contra el IEPS, una de ellas en citizen.org y una más en change.org.

[email protected]